domingo, 2 de agosto de 2009

VIAJAR



Y de nuevo en casa. Si hay algo verdaderamente bueno en el hecho de alejarse de tu hogar, es la posibilidad de volver. Sobre todo cuando se han pasado más de quince días en una casa ajena, a la que te unen vínculos antiguos y a la que de vez en cuando gusta volver y comprobar que todo sigue igual que la última vez.

Lo maravilloso de recorrer la península de Sur a Norte es apreciar en directo su increíble variedad de paisajes, físicos y humanos. La primera parte del mes julio la pasé en el Sur, tengo familia en esas tierras y nunca deja de sorprenderme la luz, la magia y la alegría que se respira en sus pueblos blancos, con el olor de los jazmines y el colorido de las buganvillas que trepan en las paredes encaladas. Fueron días de mar y arena, de paz y silencio, de dejar pasar el tiempo sin tener consciencia de que se te escapa.

Con una breve escala en Madrid de pocos días, de nuevo la marcha. Esta vez rumbo al Norte. Según vas subiendo por el mapa te vas dando cuenta de cómo va cambiando la luz. Al pasar los puertos de La Canda y El Padornelo, que hacen de barrera natural entre Castilla y Galicia, se puede percibir que hay una disminución de su intensidad, a la inversa de lo que ocurre cuando hacia el Sur, cruzas Despeñaperros. Atrás quedan los inmensos cielos castellanos, las ásperas llanuras de oro, apenas salpicadas por colinas y mansos rios que ponen alguna nota de verdor en el aire recalentado de la tarde. Llegar a Galicia es un contraste brutal. El cielo gallego tiene notas de azul cobalto, y casi siempre se disputa el terreno con las nubes. En Galicia el partido lo gana el verde. Todas las tonalidades del verde: el de los robles, el de los castaños y los nogales, que son sus árboles autóctonos,pero también de los pinos y los eucaliptos. El azul también se hace presente en sus costas, es asombroso como entra y sale de la tierra en sus Rías, como culebrea a lo largo del paisaje en la infinidad de ríos que la recorren. La belleza te espera en todas partes, en la costa o en el interior, no sabes con qué paisaje quedarte. Yo me quedo con todos.

En Galicia todo el mundo habla del tiempo porque nunca sabes el que de verdad va a hacer. Da igual que veas los telediarios, o lo mires en el periódico, por la mañana al subir la persiana nunca sabes con lo que te vas a encontrar. He pasado de todo en Galicia estos días, menos calor. Era muy curioso ir por la calle, o a la ribera del río, buscando el sol sabiendo que estábamos en julio, cuando todo a tu alrededor se asemejaba a esos primeros días del otoño en los que ya hace falta ponerse una chaqueta. Y ha llovido. En algunos momentos de manera torrencial y luego bajaba el agua por las calles empinadas, mojándote los zapatos hasta encharcarlos y en algunos momentos llegabas a pensar que te iba a hacer falta una piragua. Por la tarde volvía a salir el sol y entonces todo relucía como si fuera nuevo y estuviera por estrenar. Han sido días para reencontrarse con el pasado, con familiares y amigos y también con el río y los paseos por sus riberas, con lugares amados que siguen allí y que no altera el paso del tiempo. Hay una dulce nostalgia en su cielo indefinido. El cielo que siempre te espera.

20 comentarios:

carlota. dijo...

Que lujo de vacaciones , en un par de semanas yo también me iré hacia el norte .

Besos y bienvenida de nuevo .

maracuyá dijo...

Cristal querida, qué alegría me da reencontrarnos!!!
Acá estoy con la piel llena de puntitos leyendo tu bonita descripción de esa España que sueño de sur a norte.
Lo has hecho perfecto, con todas las imágenes que van pintando tus letras, el perfume de las flores, ese verde de los árboles, el mar y su azul, y hasta el clima!!!, sin olvidar el sonido del silencio y la reflexión sobre la marcha de los días, que va tan de prisa en vacaciones.

Cristal, ya es emocionante encontrarte, y con esta entrada es también, fascinante.

Un beso grande, grande.

cristal00k dijo...

Yo conozco muy bien esa tierra de verdes profundos. No en vano crecí en ella y aún conservo ahí una casa. Este mes, desgraciadamente, me va a ser imposible acercarme a cargar pilas. Pero en Septiembre iré pese a quien pese.
Maravilloso post, Tocayita.

Andrea dijo...

Hola Cristal! me alegra volver a leerte. Si, Galicia tiene un tiempo muy caprichoso, es lo malo de ir por allí, no sabes que puede pasar pero el entorno es precioso. Bienvenida a casa. Me alegra que lo hayas pasado bien. Un fuerte abrazo.

Luis Antonio dijo...

Bellísima descripción, Cristal. Y también me alegro muchísimo de tenerte de nuevo entre nosotros. Espero que el retorno te sea "llevadero"... Sólo me he quedado con las ganas de conocer el nombre de los lugares que describes. Si no es pecar de curiosidad, y sin ncecesidad de concretar demasiado, ¿puedesa satisfacer mi curiosidad?
Un montón de abrazos ocn los mejores deseos

B. Miosi dijo...

Cristal,vengo a darte las gracias por visitar mi blog y me encuentro con tu hermosa prosa describiendo los lugares donde pasaste tus vacaciones. Tienes un estilo elegante que describe con claridad el entorno, todo un placer de lectura.

Un abrazo,
Blanca

Gamar dijo...

no quiero leer nada más hoy, quiero que esas imágenes se me queden en la mente.
Hermosos paisajes nos describiste.
Besos

Fermín Gámez dijo...

Lo describes muy bien todo, con esos toques impresionistas jalonando el texto y al final también esa idea, profundo intimismo vital, del reencuentro.

Novicia Dalila dijo...

Hola Cristal :D
Que fotos más preciosas.
Estoy de acuerdo completamente con la descripción de los diferentes matices, tanto paisajísicos como humanos, que tenemos la suerte de disfrutar en nuestro país.
Yo tb he estado en el sur, en Cádiz. Llevo años bajando cada verano porque me encanta. Estoy enamorada de esa tierra. Ese mar, esa luz...
Pero mis raices paternas están en Galicia y aquello me tira mucho también. Es tan diferente, tan recogido, tan verde... Me gusta ir. Es como volver a casa, a la infancia...
En dos semanas subo 3 días a las Cíes. Tengo mono de cuando estuve hace siglos y quiero que mis hijos las conozcan antes de que algún Prestige se cargue lo que la naturaleza lleva siglos cuidando...

Gracias por este recorrido y por esas fotos preciosas.

Un beso

cristal dijo...

Gracias Carlota. Espero que tú también disfrutes mucho. Un beso.

cristal dijo...

No sabes lo que me alegra leer tus comentarios, Mara. Recibir esa fuerza, ese entusiasmo que sabes transmitir, me llena de ilusión y confianza. Gracias por tu energía y tu cariño. Recibe tú tambien el mío.

cristal dijo...

Vaya, vaya, Tocaya, así que también compartimos el amor por esta tierra. No sabes lo que me alegro, porque entonces entenderás perfectamente lo que he intentado reflejar. Galicia da para mucho, tanto sus paisajes como sus gentes nunca dejan de sorprenderte. Un beso grande, preciosa.

cristal dijo...

Quizá en el fondo sea el mayor encanto, en que nunca sabes con lo que te vas a encontrar, por eso debes ir preparada para todo. Un beso fuerte Andrea, y gracias por tu bienvenida.

cristal dijo...

También yo me alegro mucho de reencontrarme con todos vosotros en este maravilloso patio de vecinos. Cuando vuelve uno a casa y se asoma a este espacio, es cuando te das cuenta del valor que tiene y el lugar que ocupa en tu vida.
Con respecto a los lugares de los que hablo, no tengo ningún problema de decirte que hablo sobre todo de Allariz, uno de los pueblos más bellos de la provincia de Orense, y también de Baiona y sus alrededores. El paisaje que se divisa desde las zonas altas de Nigrán, con las islas Cies al fondo es sencillamente espectacular, Luís Antonio. Otro montón de besos y abrazos para ti.

cristal dijo...

Muchas gracias por tu visita y tu comentario Blanca. Me alegra saber que te ha gustado. Un abrazo también para ti.

cristal dijo...

Gamar, no podías hacerme un comentario mejor. Gracias por tu visita y las palabras que me dedicas. Celebro que hayas "vivido" el viaje a mi lado. Un abrazo fuerte.

cristal dijo...

Disfruto mucho en los viajes con la contemplación del paisaje y las ensoñaciones que me provoca, si además le acompaña una música apropiada, la satisfacción es total. Gracias por tus palabras, Fermin.

cristal dijo...

Novicia Dalila:
Todo un placer recibirte en esta casa.
Has hablado de dos lugares por los que siento especial debilidad. Cádiz es una provincia de una belleza indescriptible, y qué decir de las islas Cies...cualquiera que haya pisado la arena de sus playas y gozado de sus espléndidos atardeceres, sabe que no lo olvidará nunca. Estuve varios días de acampada hace muchos años y todavía me acuerdo del sabor de los mejillones que cogíamos de las rocas.
Espero que repitas la visita, ya pasaré yo también por tu convento. Un beso.

borraeso dijo...

Viajar empapa de impresiones nuevas y es tan rico en contrastes... Me gustó tu descripción en colores y se me llenan los ojos de dorados y azules y verdes, reconociendo lugares y descubriendo otros...

Espero que la luz de agosto se muestre tan nítida y clara y sorprendente como la que describes... se acercan mis vacaciones y sus promesas...

Un beso!!!
Mis mejores deseos!!!

cristal dijo...

Gracias por tus palabras, amiga Borraeso. Te deseo lo mejor en estas vacaciones que empiezas. Un beso.