lunes, 23 de noviembre de 2009

ABISMOS


El ser humano, desde tiempos remotos ha sentido una atracción irresistible de asomarse a los abismos, de ponerse a prueba, de situarse en el límite de sus posibilidades; de coquetear en definitiva con la muerte, esa desconocida que, más tarde o más temprano, nos será presentada.

Hace unos días estuve viendo THE BOX. Se trata de una película difícil de valorar: compleja, interesante y sobre todo inquietante. Precisamente es una pareja en apuros económicos la que decide asomarse a su propio abismo.

La película, bajo mi punto de vista, está muy bien dirigida por Richard Kelly y bien interpretada por una Cameron Díaz, que se sale de manera sobresaliente de sus registros habituales. Su compañero en el reparto, James Marden, no me impresionó tanto, pero tampoco desmerece con su actuación, la calidad del reparto.

Según iba avanzando la trama que, desde el primer minuto, despierta el interés del espectador, me vi envuelta en esa metáfora sutil de la existencia, en la que se expone en su máxima crudeza las contradicciones que cualquiera de nosotros podemos tener: Hasta qué punto somos suceptibles de ser comprados, hasta dónde somos capaces de llegar por dinero.

La película admite múltiples y variadas lecturas, pero en ella me pareció encontrar referencias evidentes al mito de Adán y Eva y su viaje alrededor de la tentación, (aunque la serpiente en este caso sea un personaje singular, quizá el más atractivo e inquietante de la película, interpretado por un soberbio Frank Langella) de su aproximación letal al abismo y su posterior expulsión del paraíso.

THE BOX invita a la reflexión, a analizar esa maquiavélica tendencia que tenemos los seres humanos a colocarnos en el filo de la navaja, a jugarnos el tipo, o una vida cómoda sin excesivos sobresaltos, para desafiar las leyes morales, las convenciones, o las costumbres que se consideran "normales", en aras de la aventura, del riesgo que, incluso puede llegar a la muerte, y que después, cuando ya es demasiado tarde, nos sobreviene el arrepentimiento, el remordimiento tardío por lo que hicimos mal, por lo que podríamos haber evitado.

La grandeza y el acierto de esta película es ofrecernos una mirada nueva sobre una realidad antigua: la condición humana.

22 comentarios:

maracuyá dijo...

Hooola Cristal!!! Cómo estás?
Has hecho un análisis tan interesante del tema de la película que me tentaste a verla.
Uhhh las tentaciones, combinadas con determinadas circunstancias que las vuelven irresistibles, qué peligrosas, no?
Ya veré si la están dando, pero no dudo que coincidiré con tu opinión tan confiable para mí.

Qué alegría reencontrarte Cristal.

Un abrazote

carlota. dijo...

Hola niña , no suena nada mal , hace ya mucho que no veo una pelicula que me guste .

Un besote

Anatolia dijo...

Cristal, soy Atalaya, he leído hoy por casualidad tu comentario en el otro tema que trataba sobre la salud.

Te informo que he creado otro blog, con otro nick, porque no quiero enlazar nada en el primero. Seguiré manteniendo los dos, y de momento no pienso habilitar la opción de comentarios, sé que suena raro, pero ninguno de esos blogs pretenden una interacción, tal vez porque lo hice demasiado en el pasado. Otra cosa es participar como receptora y comentar esporádicamente cuando el tema me inspire algo, siempre que al autor no le moleste.

Yendo al tema que expones, te diré que me ha gustado mucho como has descrito tu impresión. Seguro que más que la película en sí. Y acepto mi prejuicio anticipado e injustificado. El dilema que plantea la película es antiguo, aunque no dudo que pueda tener formas novedosas en su ejecución, o exposición cinematográfica.

Sobre lo que dices, en la vida real no he conocido gente inclinada a la perdición. Más bien siempre me he encontrado con personas conservadoras. Del tipo... tal vez no consiga nada más, pero virgencita que nadie me quite lo que tengo. Quizá porque ninguna, recibió la tentación adecuada. Venderse sólo vale la pena cuando la oferta es a todo o nada. O sea, o lo resuelve todo, o lo arruina todo.

Si creo que todos tenemos un precio. Otra cosa son los remordimientos posteriores. Ningún acto de envergadura tiene sobre nosotros un efecto sólo momentáneo, siempre sigue un itinerario en el tiempo, que nos condicionará, para bien o para mal.

Un saludo

Novicia Dalila dijo...

Gracias por este anticipo, Cristal. La tengo bajándose en el Ares, porque el trailer minúsculo que sale en la tele parecía interesante. Desde luego el argumento promete...
Me va a gustar ver a Cameron Díaz cambiando de roll.
Un beso, Cris

Dr.Krapp dijo...

Pues a mi me había echado mucho para atrás el trailer ya que no soporto a Cameron Diaz y me parecía la típica película con matrimonio convencional burgués con personaje maquiavélico al fondo. Después de tus palabras me parece más atractiva. Langella es un actor muy poco valorado a pesar de haber hecho una de las mejores composiciones del conde Drácula de todos los tiempos; incluso superior o al menos igual a las de Cristopher Lee.

Gamar dijo...

Con semejante reseña dan ganas de verla ya mismo.
Muchas gracias.
Besos

Antiqva dijo...

Pues si, amiga, el interés por el peligro, o por lo inutil, es algo que parece distinguir a nuestra especie...

Asi somos... Asi nos hicieron... Posiblemente, sea cosa de que nos falta "un herbor"...

Un abrazo

cristal dijo...

Mi querida Mara, la alegría es mutua,¡¡¡Te he echado mucho de menooooss!!!
Lo mejor bajo mi punto de vista de la película es la atmósfera de incertidumbre que crea la película. Las tentaciones como tú bien dices son peligrosas porque nunca sabes si ganarás o perderás...
Qué bien que estés ahí otra vez.
Un abrazo enorme.

cristal dijo...

Qué tal, Carlotix, guapa.
Si te gustan las pelis de misterio, fantásticas y un pelín filosóficas, te gustará.
Besitos

cristal dijo...

Me alegra saber de ti, Atalaya.
Me parece muy bien como deseas gestionar tu presencia en este mundillo. Yo seguiré visitándote, aunque no pueda dejarte comentarios y me alegrará cada vez que asomes la cabeza por este rincón.
Con respecto a que no conoces ejemplos de personas que hayan arriesgado, yo he conocido bastantes, en distintos órdenes y aspectos, y tampoco sabemos de antemano en las situaciones que nos veremos a lo largo de nuestra existencia. La vida misma nos pone a prueba en numerosas ocasiones.
Me complace saber que te ha gustado el análisis de la película que he realizado.
Saludos también para ti.

cristal dijo...

Estoy segura de que Cameron Díaz te va a sorprender, Novi.
No es que se trate de un peliculón, pero sí que te plantea muchas cuestiones que te hacen pensar, y eso siempre se agradece.
Besos.

cristal dijo...

Langella, sólo él, llena la pantalla, Krapp. No hace falta ni que abra la boca.
Con respecto a Cameron Díaz a mí tampoco me ha gustado nunca especialmente, pero en esta película, convence.
Bueno, si llegas a verla, luego me cuentas.

cristal dijo...

Espero que no te defraude si llegas a verla, Gamar.
Todos sabemos lo que pasa cuando nos ponen una película muy bien.
No digo que sea una obra maestra, pero sí, interesante.
Un abrazo.

cristal dijo...

Quizá sea algo que va unido a la condición humana. Ninguna especie, que yo sepa, se pone a propósito en peligro. Como si desde un principio nos hubiera gustado desafiar a los dioses, a las fuerzas de la naturaleza, o a nuestro propio destino.
Otro abrazo para ti.

Alfredo J. Ramos dijo...

Como decía alguien más arriba (creo que Dr. Krapp), ese planteamiento de proponer un dilema de consecuencias encadenadas, con la ambición de por medio, me parece un poco manido, pero los aspectos de la historia que subrayas me resultan interesantes, así que tendré en cuenta tu recomendación y procuraré verla. Un abrazo.

Elisa dijo...

Asi que además de poeta, eres crítica de cine!!!
Si es que da igual con boli o con el dedo...te sales!!
besitos

Luis Antonio dijo...

Como Atalaya, también pienso que la mayoría de personas pecamos de conservadoras ante la incertidumbre que entraña el riesgo.

Me ha encantado la presentación que haces de la película. ¿Seguro que no tienes comisión? Pienso verla porque tú nos la recomiendas y eso es más que suficiente.

Muchos besos, Cristal. También te echaba de menos...

cristal dijo...

Mi propósito cuando decidí realizar esta entrada,Alfredo, no era recomendar la película. Simplemente me gusta comentar con vosotros las películas que veo, lo mismo que me ocurre con los libros y otros medios de expresión artística.
En ningún momento he hablado de que se trate de una obra maestra, ni nada por el estilo, solamente me he dedicado a desgranar aquellos aspectos de la cinta que me han llamado la atención, o me han parecido interesantes, lo que la película en particular a mí me ha sugerido, por lo que todo lo que yo aprecio puede ser más que discutido.
Estoy convencida de que cada uno cuando vamos al cine, o leemos un libro, vemos y leemos cosas diferentes, todo depende de nuestros previos, experiencias, formas de pensar...
Me alegra que pases a visitarme.
Un abrazo.

cristal dijo...

Elisa, gracias por tus elogios, siempre vienen bien las palabras amables, sobre todo en otoño que anda un@ con la moral un poco más por los suelos y se hace todo más cuesta arriba.
Siempre me alegran tus visitas.
Besitos.

cristal dijo...

¡¡¡¡Qué sorpresa, Luís Antoniooooo!!!
Cuánto me alegro de leerte de nuevo.
Bueno, si has leído mi anterior comentario no se trata de que recomiende, o deje de recomendar la película, que me parece muy delicado por las razones que he expuesto anteriormente, sino de expresar lo que a mí me ha parecido, que puede ser opinable y discutido.
Dejo bien claro que no es una gran película, no me ha producido el impacto que me produjo por ejemplo "El secreto de sus ojos", sin ir más lejos, pero sí que tiene aspectos interesantes que son los que he reflejado en la entrada.
Me ha gustado lo de la comisión, por lo de que todos tenemos un precio,¿verdad?, hombre no vamos ahora a hacer críticas de películas gratis. ¡Faltaría más!
Bueno, profe, lo dicho que me alegra mucho tu vuelta.
Cariñosos besos.

cristal00k dijo...

Tocaya, me acabo de`poner al día de entradas. Que buena la de la inteligencia eomcional!
En cuanto a la película, una de mis hijas la trajo no hace mucho y comencé a verla sin demasiado interés, (Cámeron D. tampoco está entre mis favoritas) y pensé que iba a ser de ese típico argumento que explica Krapp. Y lo es, pero a partir de la saliada a escena de Lagenlla todo cambia... Acabé interesándome en ella y la vi con gusto.
Besos amiga.

cristal dijo...

Cuánto me alegra tu visita Tocaya, hacía tiempo que no sabía de ti.
Estoy totalmente de acuerdo contigo, el alma de la película es el Sr. Langella y su mirada inquietante.
Me alegra que te gustase la entrada dedicada a la inteligencia emocional, una de nuestras asignaturas pendientes.
Un abrazo fuerte.