domingo, 30 de mayo de 2010

NOCHES DE INSOMNIO





En las noches
de insomnio
busco en el aire
respuestas sordas
a mis preguntas.

Voy tejiendo
palabras encadenadas,
ríos de olvido
y grandes dosis
de no me acuerdo.

En las noches
de insomnio
cuando te nombro,
se hace pedazos la noche
y se viste de oscuro
el silencio.

20 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Mis sentimientos ante el insomnio es de pura desolación y amargura.

Novicia Dalila dijo...

Tengo la suerte de que nada hasta ahora me ha quitado el sueño hasta ese punto salvo en contadísimas ocasiones, y he podido comprobar que las noches se hacen eternas cuando las pasas en vela nada más que centrada en tus pensamientos, que te enguyen y que a veces te llevan a magnificar y distorsionar la realidad.
Precioso el poema, Cristal. Tan sencillo pero tan descriptivo...

Un beso muy fuerte y feliz semana.

Lola Mariné dijo...

¡Qué malas y que largas son las noches de insomnio! Yo prefiero levantarme y hacer algo que me distraiga.
Bien expresado en tus versos.
Feliz semana.

Luis Antonio dijo...

Hay preguntas que se quedan sin respuestas y el desasosiego que producen estas incertidumbres nos privan del abrazo sereno de Morfeo.
Pronunciar su nombre y recibir el silencio como respuesta incrementa, si cabe, la negritud de la noche.
Yo no dejo que esas tinieblas se acomoden en mi alma. Me levanto y me dedico a otros menesteres. Así la noche tiene sentido.
Besos, Cristal

BRILLI-BRILLI dijo...

En las noches de insomnio los recuerdos y los pensamientos llegan a ser muy pesados..

Besos

cristal dijo...

Hay insomnios que no se acaban con la llegada del día, sino que se instalan y llegan a convivir con uno durante mucho tiempo, amigo Krapp.

cristal dijo...

Sí, Novi, has tenido suerte.
El insomnio puede convertirse en un enemigo muy difícil de vencer.

Otro abrazo fuerte para ti.

cristal dijo...

De lo que no hay duda es que en casos así es preferible levantarse y distraerse, pero de lo que intento hablar, más que del insomnio en sí, es de cierto desasosiego vital del que uno no consigue huír ni siquiera levantándose.

Un abrazo fuerte, Lola.

cristal dijo...

Precisamente es ese desasosiego lo que he querido expresar con mis palabras, y no del hecho de dormir o no, que casi siempre termina uno por dormirse, aunque los sueños puedan llegar a ser una prolongación de la misma angustia que se siente. No sé si me explico.

De todas maneras no dejan de ser palabras, emociones que salen así, aunque no se sepa muy bien por qué.

Un abrazo fuerte, Luís Antonio.

cristal dijo...

DEsde luego, Brilli.
El insomnio es la condena de los rumiantes, de los que no hacen más que darle una y mil vueltas a los problemas que no tienen fácil solución.

Gracias por tu visita.

Un abrazo.

desastre manifiesto dijo...

Mis insomnios ocurren cuando me atenaza la misma pesadilla de siempre, por fortuna cada vez menos lesiva.

ANTIQVA dijo...

Pues yo me termine haciendo muy amigo de mis insomnios... Si, me di cuenta de que nunca podría con él...

A veces, en su insolencia, se pasa un poco de la raya, pero en general es soportable. Lo peor es cuando le da por magnificar algo... Ufm, que mala leche tiene...

Un abrazo, amiga

Manuel dijo...

La noche se alimenta de todos nuestros sueños, pero a veces necesita descansar, por eso en algunas ocasiones no nos deja dormir...

cristal dijo...

Cada uno tenemos nuestros insomnios particulares, nuestras obsesiones, Desastre.

Unas atormentan más que otras.

Gracias por tu visita.

cristal dijo...

Es la mejor solución, Antiqva.

Si no puedes con tu enemigo...

Un abrazo, amigo.

cristal dijo...

La noche es como un sumidero donde van a parar todos nuestros sueños, un agujero negro que, en ocasiones termina por engullirnos.

Bienvenido a esta casa, Manuel.

Antonio H. Martín dijo...

Hola, Cristal.
Yo suelo vivir de noche, tejiendo sentimientos y palabras, y me pasa lo contrario de lo que dices en tu poema: los ríos no son de olvido sino de recuerdo.
Pero tú pareces referirte a una ausencia, con lo cual es lógico que se haga "pedazos la noche"; en mi caso son encuentros y la noche se reúne y se agranda.

Un abrazo nocturno.

cristal dijo...

Lo has definido muy bien, Antonio.
Afortunado eres tú que vives la noche como un encuentro en el que celebrsas el momento de plenitud en el que te encuentras.
Mis palabras brotan en un momento bien distinto y están marcadas por las heridas del desamor.
Por eso tu tejes recuerdos y yo olvidos.

De cualquier manera nos une la noche.

El mismo abrazo.

MBI dijo...

Insomnio...........
diurno.........
ese es ..........
un
monstruo.

¡Devóralo!

cristal dijo...

Si no termina él por devorarte a ti, MBI, que para eso es un monstruo.