lunes, 20 de febrero de 2012

THE ARTIST


Este fin de semana me decidí por fin a ver The artist, la película del director Michel Hazanovicius, protagonizada por Jean Dujardin y Berenice Bejo y que ha sido realizada según los parámetros que utilizaba el cine de principios del siglo XX. Teniendo en cuenta que se trata de cine mudo y en blanco y negro, es probable que para casi nadie haya pasado desapercibida.

Debo reconocer que quedé gratamente sorprendida, porque ver esta película te reconcilia con la pureza genuina del primer cine, aquel que se asienta en el poder de la imagen, en su potencial expresivo en sí mismo, independientemente de lo que puedan aportar de más o de menos las palabras,y en el que los encuadres y los planos son los que van configurando un lenguaje propio, más allá de la historia o del mensaje que el director intente transmitir.

Asistir a la proyección de una película de estas características es un privilegio que recomiendo no perderse. Los actores están soberbios y en ningún momento, a pesar del formato, aparecen sobreactuando. Su mirada comunica toda la fuerza que en ocasiones pierden las palabras y sus gestos transmiten la belleza pura, la ligereza y la elegancia que en ocasiones se echa de menos en el cine convencional.

Disfruté la película desde la primera hasta la última imagen, de la música, de la luz de sus interiores, de la ingenuidad y la falta de pretensiones del argumento, porque lo importante en ella no es lo que pasa, sino el cómo pasa; de la ternura que provocan sus protagonistas, entre los que incluyo la actuación de una mascota que es la encarnación perfecta del amor incondicional, esa especie rara y cada vez más infrecuente con la que soñamos todos los humanos.

22 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

alkHermoso comentario que suscribo. Creo que das en el meollo. Nos maravilla porque no creíamos posible que algo que pensábamos trasnochado pudiera despertar nuestras emociones.
Le dedique una entrda hace unas semanas en Sinfonía Azul si quieres puedes echarle un vistazo.
http://sinfoniazul.blogspot.com/2012/02/guinando-al-pasado.html

Alfredo J. Ramos dijo...

Coincido en parte (en todo lo que la película tiene de trabajo formalmente perfecto), y en parte disiento: no deja de ser, en mi opinión, un muy brillante ejercicio de estilo que no logra contar "su" propia historia. Hay un momento (la irrupción del sonido) en el que parece que el guion puede dar un giro creativo que le pemita huir de lo previsible, y durante algunas secuencias parece que se abre camino una narración que deja de jugar a «hacer como si...», pero las aguas acaban retornando a su cauce melodramático, mimético, manierista, eso sí con una gran brillantez técnica.., y una gran belleza plástica. Junto a esos instantes, lo más atractivo de la película me parece el arranque: te deja pegado al asiento mirando por el rabillo de ojo cómo el patio de butacas queda invadido por la luz de la magia...

En todo caso, y "pegas" aparte, creo que es una obra que ningún amante del cine debe perderse y que seguramente barrerá en los Oscar.

Un abrazo

Novicia Dalila dijo...

Pues no la he visto aún, aunque la tenía en "pendiente", pero entre Krapps y tú me habeis intrigado, así que la adelantaré en la lista.
Muchas gracias Cristal

Un beso muy fuerte

Novicia Dalila dijo...

es horrible lo de las nuevas palabras de verificación eh???

Miguel dijo...

Pues me han entrado ganas de verla. A mí ese aire que tienen las películas viejas siempre me ha encantado, y si esta es nueva, pero con sabor viejo, debe de ser muy interesante.

Un beso.

cristal dijo...

No he conseguido entrar en tu blog, algún problema de mi ordenador me lo impide, pero me alegra compartir contigo parecidas impresiones sobre la película.

Seguiré intentando acceder a esa entrada tuya.

Un abrazo.

cristal dijo...

Tienes razón, Alfredo, en que el guión, la historia en sí, es previsible, desde la primera imagen sabemos qué es lo que va a ocurrir con estos personajes; pero bajo mi punto de vista, lo menos importante es lo que está ocurriendo, sino la manera de contarlo.

Los aspectos formales que hemos destacado, son los que la convierten en una película diferente al resto de las que habitualmente presenciamos y lo que, como tú bien dices, hace que merezca la pena verla.

Un abrazo.

cristal dijo...

Desconozco tus gustos cinematográficos, Novi, pero si te interesa ver una película especial y diferente a las demás, te gustará.

Es verdad, lo de las nuevas palabras de verificación es un petardo.

Un beso.

cristal dijo...

Has acertado con el calificativo, Miguel, porque es de lo que se trata, de una película que, después de verla y meditarla, descubres muchos aspectos que te sorprenden.

Un fuerte abrazo.

ANTIQVA dijo...

Yo hace ya un par de siglos que no voy al cine. Soy consciente de que los cineastas, cuando hacen cine, no estan pensando en mi, sino en jovenes alocados que quieres ritmos freneticos y crimenes vampiricos...

Yo es como que ya no soy del mundo del cine.

A ver si algun dia tomo fuerzas y me animo un poco... Quizas podria ir a ver El Gato con Botas... Quizas

Un abrazo fuerte, amiga

Lola Mariné dijo...

He oido hablar muy bien de esta pelicula.
Tengo ganas de verla.
Besos, guapa.

cristal dijo...

Sin embargo, para mí, amigo Antiqva el cine es uno de los placeres de los que me resisto a renunciar.

Tengo muy buenos recuerdos de "ir al cine" desde muy niña y no me gustaría que un día Internet o los videoclubs,(ahora viviendo horas bajas) acabaran con lo que para mí significa sentarme en la butaca, que se apaguen las luces y dejarme envolver por lo que ocurre en la pantalla.

Un abrazo.

cristal dijo...

A mí me ha gustado, pero como en todo seguramente habrá a quién le haya parecido mal.

Lo que está claro es que, por mucho que te hablen de una película, hasta que tú no la ves no te formas una opinión sobre ella.

Un abrazo, Lola.

Luis Antonio dijo...

La tenía en cartera y con tu comentario y el del Dr. Krapp se me agudizan las prisas por verla ya de una vez. Tengo la presunción de que tmbién me va a gustar. Tu criterio me inspira mucha confianza.

Un fuerte abrazo, Cristal

Angie dijo...

La vi y me gustó mucho. Poquita gente en el cine, muy poquita, a pesar de las nominaciones. Es una pena que la evolución tecnológica dé paso a nuevas de hacer las cosas y con ello extermine prácticamente las anteriores.

Al verla, sencillamente te dejas llevar.

Besos, Cristal.

cristal dijo...

Espero que no te decepcione, Luís Antonio.

Pienso que es una película que se debe ver sin prejuicios, sin ideas preconcebidas. Solo es cuestión de sentarse en la butaca, que se apaguen las luces y dejarse llevar.

Un fuerte abrazo.

cristal dijo...

Quizá fue precisamente eso lo que me gustó, que me dejé llevar, que permití que las imágenes, la música y la mirada de los personajes despertaran toda clase de emociones.

Me alegra compartir contigo la misma impresión.

Un abrazo fuerte, Angie.

Dr.Krapp dijo...

Me alegro de que le hayan dado tantos oscars. ¿Has podido ver mi entrada al fin?

cristal dijo...

La alegría es mutua.

Al fin pude entrar, pero desde otro ordenador. El mío últimamente me está dando problemas.

Otro abrazo.

Roberto Ayape dijo...

No estaba entre mi lista de candidatas pero despues de leer lo que escribes de ella y los oscars, me ha entrado el gusanillo por verla.

Un abrazo,

cristal dijo...

Espero que te guste, Roberto.

Gracias por la visita.

Un abrazo.

cristal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.