domingo, 22 de febrero de 2009

CARNAVAL


No me puedo quitar tu amor
como si fuera un traje
y guardarlo en el armario
para que el tiempo lo apolille.

No puedo de golpe
cerrar todas las puertas
y arrojar la llave al vacío.

Me asomo a las ventanas
pero sólo veo sombras,
la piel del miedo
tapiza todos los sueños.

En este carnaval de invierno
he salido a la calle
para recibir al silencio,
que lleva máscaras antiguas
de dolor y olvido.

Llevo un disfraz de sombras
que me puse para esta fiesta.
Voy tejiendo y destejiendo
como Penélope
el hilo de tu ausencia.

18 comentarios:

Fermín Gámez dijo...

Siempre se toca el carnaval desde el punto de vista del bullicio, del caos de supuesta alegría que derrocha. Me interesa más la versión intimista que adoptas en este poema utilizando toda la realidad de los disfraces que a veces no logran su cometido.

cristal dijo...

La vida es un carnaval, fermín, y nos vamos quitando y poniendo disfraces.

Luz de Gas dijo...

Que las sombras se conviertan en luz brillando cada segundo de tu vida

Elisa dijo...

Pues a mi me parece una tarea divertida...esto de quitar y poner mascaras. Me ha gustado mucho este nuevo poema, aunque para mi el carnaval tiene más luces que sombras...

la primavera está al llegar...se siente solecito!
miles besiños

Caronte dijo...

Me gustó la combinación de pequeños momentos del carnaval y la vida misma.

Un abrazo.

cristal dijo...

Que así sea, LUz de Gas

cristal dijo...

Creo que nunca como este año vamos a agradecer la llegada de la Primavera, por lo menos yo. Ha sido un laaaaargo... y crudo invierno. Besos mil, Elisa.

cristal dijo...

Me alegran siempre tus comentarios, Caronte.

Luis Antonio dijo...

Pues yo te encuentro muy atractiva y sugerente bajo la sombrilla en tu desfile por la "Rúa·...

La primavera hace milagros, Cristal. No lo dudes.
Un cordial y cariñoso abrazo

cristal dijo...

Sí, Luís Antonio, ya lo decía Machado:" Mi corazón espera también hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la Primavera". Y si puede ser caminando al lado del mar con una sombrilla, mucho mejor. Gracias, una vez más, por tus comentarios tan positivos. Otro fuerte y cálido abrazo para ti.

Moony-A media luz dijo...

No, no se puede olvidar con un golpe de puerta.
Qué horribles son las máscaras del dolor y del olvido.

El poema es mucho más que un poema.

Un beso grande.

Elisa dijo...

Uhmmmm....como te dije ayer, vuelvo a leerme el poema. Y bien, creo que la única pega que podría sacarle es que es muy atrevido y dificil escribir algo triste sobre el carnaval. Generalmente es una fiesta que se relaciona con colores, luces, bailes, musica...y de repente, hablas de dolor y olvido. Es un buen contraste, pero hay que hilar muy muy fino y creo que quizá la foto despista un poco, porque es muy alegre y deja un sentimiento final un poco ambiguo. Yo habría escogido una fotografía más melancólica, supongo. Algo en blanco y negro, una máscara abandonada...no sé...

Las letras del poema, no las toques, porque a mi parecer están muy bien puestas. Espero que mi opinión te haya llenado un poquito más.
millones de besos de primavera

cristal dijo...

Estaba ya convencida de que este poema no había gustado, cuando he leído tu comentario, Moony, y entonces se me ha hecho de nuevo la luz. Gracias por tus palabras.
Por cierto, ¿en tu blog se pueden dejar comentarios? He pasado algunas veces, pero no he visto la forma de poderlos dejar. Otro beso grande para ti.

cristal dijo...

Muchas gracias por tu crítica siempre constructiva, Elisa. Puede ser que la foto no vaya muy acorde con el mensaje, pero me gustó. Besitos

Soportándome dijo...

Qué interesante, entre miedo y pena. Lo contrario al carnaval.
Disfraz de terror

cristal00k dijo...

Un disfraz de sombras... que voy tejiendo y destejiendo con el hilo de tu ausencia... No sé Tocaya, ojalá la primavera te halle igual de inspirada...
Un beso.

cristal dijo...

Hay muchas clases de carnaval, y formas diversas de vivirlo. No es lo mismo el carnaval de Brasil, que el de Venecia. Lo que he escrito tiene que ver más con ese punto de vista. Pero cada uno lo puede ver de la forma que le parezca. Gracias por tu comentario, Soportándome.

cristal dijo...

La inspiración, querida tocaya, va y viene a su antojo y nunca sabes cuando te va a visitar, así que cada vez que aparezca, será bien venida. Un abrazo fuerte