domingo, 8 de marzo de 2009

SER MUJER HOY


Hace un tiempo escuche un comentario que venía a expresar lo que de algún modo intento manifestar hoy, en un día en el que, si la sociedad hubiese alcanzado esos niveles de igualdad al que aspiramos, no haría ninguna falta celebrar. El comentario en cuestión venía a decir que el colmo de la discriminación de un ser humano era cuando se unían las siguientes circunstancias: ser pobre, mayor, de raza negra, fea, y por supuesto mujer.
Sabemos por experiencia que cada una de estos parámetros, ya de por si, condicionan la vida de una persona, pero cuando todos ellos se unen en una mujer, casi es mejor esconderse debajo de la tierra pues, uno se va a convertir en la diana de toda clase de abusos y discriminaciones, cuando no, (que nunca se sabe que es peor) será, a todos los efectos, un ser ignorado, invisible para los que le rodean. Otra cosa muy distinta y entonces asistiríamos a una discriminación positiva es ser mujer, joven y guapa. Todos sabemos lo que suponen esas tres realidades unidas y, la cantidad de puertas que se te abren al instante por "Tu cara bonita".
Ser mujer hoy, a pesar de los avances indiscutibles que hemos llevado a cabo en los últimos dos siglos, sigue siendo mucho más difícil que ser hombre, y no digamos en los paises que no forman parte de lo que llamamos el mundo desarrollado. Si te toca la china, y se te ocurre nacer en Africa, Asia, es decir en la mayor parte de los países del planeta, te arriesgas a sufrir entre otras cosas: ser lapidada, sufrir la amputación del clítoris, vendida, explotada económica y sexualmente, maltratada... aunque para muchas de estas cosas tampo hace falta haber nacido muy lejos. Cuando abrimos los periódicos todos los días, nos encontramos con toda clase de noticias que nos dan a entender que todavía estamos a años luz de esa igualdad a la que aspiramos las mujeres, y a la que deberían aspirar todos los seres humanos que formamos parte de este maltratado planeta.

23 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Hay tanto por hacer todavía, nunca terminaremos, nunca.

Un abrazo

Andrea dijo...

Lamentablemente considero casi una utopía aspirar a esa igualdad, simplemente creo que no llegará, y no por pesimismo. Creo que no está dentro del orden natural, la mujer siempre se ocupará de sus hijos, de su casa y de su trabajo mas que el hombre, es puro instinto. Y lo digo a sabiendas que el hombre ha mejorado mucho en ese aspecto eh?
Por lo demás, las injusticias y abusos de los que somos víctimas no hacen mas que confirmar que la especie humana se comporta mil veces peor que los animales.
Debemos cuidarnos solas, y rogar porque que nunca nos toque vivir esas horrorosas circunstancias. Un beso furte Cristal.

cristal dijo...

Esa es la pena, que y también tengo la sensación de que no terminaremos nunca. Tu visita Luzde Gas, es siempre apreciada. Otro abrazo para ti.

cristal dijo...

Una cosa es la igualdad total, y otra es la situación de discriminación laboral, familiar, sexual y de toda índole, a la que se tienen que enfrentar las mujeres, día día, en todos los lugares del planeta, Andrea. Y es cierto que el hombre ha mejorado, y mucho, gracias a nuestra lucha diaria, que empieza por no querer acaparar todo el trabajo, por no hacernos imprescindibles para cobrarlo más tarde. Muchas veces somos nosotras mismas las más machistas teniendo determinados comportamientos y educando de modo distinto a los niños que a las niñas. El debate está ahí. Estoy muy de acuerdo con Luz de Gas, queda mucho por hacer. Un beso grande, Andrea.

Moony-A media luz dijo...

Siempre doy gracias porque el azar me hizo nacer en lo se llama el primer mundo, donde, de alguna forma, la desigualdad es menor y en muchos casos, inexistente.

Pienso en qué sería la vida con un burka, con una mutilación, sin ningún derecho... y me dan escalofríos.

Pero, también pienso que sólo nos favoreció el azar, por eso, todas debemos ser una.

Un beso grande.

izara dijo...

Hay demasiados intereses en que seamos distintos en todo. Interesa dividir: por sexo, por raza, por religion, por fronteras, por equipos, por lo que sea. Y entramos al trapo, y nos quedamos en la anecdota en vez de ir a lo fundamental: educacion e igualdad, igualdad y educacion. No hay otra receta.
Un abrazo Cristal.

borraeso dijo...

Pero la educación va ligada a la cultura propia de cada país.

Si hablo de España, que es lo que mejor conozco, tenemos una cultura que podría agilizar la educación para la igualdad y sin embargo es a veces muy complicado... (diferencias en la educación de los hijos, poco tiempo para dedicarles, "eso que se lo enseñen en la escuela que para eso pagamos", paternidades y maternidades mal entendidas, sexualidad mal entendida, amor mal entendido, intereses creados, religiones asfixiantes, prejuicios a montones...)...

Me imagino otros países con su vagaje cultural diferente, rodeados de religiones más cerradas, cuando no integrismos varios y aún lo veo más complicado...

La forma de pensar "moderna" del "primer mundo" no se puede exportar así como así... cada cultura debe recorrer el camino a la igualdad a su ritmo y para ello los integrantes de esas culturas deben de estar preparados... primero hay que acabar con tabús, castas y lo-que-dicta-el-cabeza-pensante-de-turno...

Lo siento cristal, parece quiera escribir un libro... hubiese bastado decir que estaba de acuerdo en cómo habías expuesto esta controversia...

Un beso.

alicia susana baigorria ligorred dijo...

realmente querida cristal, estoy de acuerdo....ya los que han comentado han dicho palabras acertadas...como leì en otro blog....NO HAY NADA QUE FESTEJAR...
es un dia que nosotras , solo nosotras, pensamos en aquellas ..que somos todas...sin distincion de razas, nacionalidades, etnias, religion, educacion, ...ELLAS Y NOSOTRAS SOMOS UNA.....M U J E R ...

cristal dijo...

La verdad es que sí, Moony, tuvimos suerte de no nacer en Afganistán, o en la mayoría de los países de Africa. Pero como tú bien dices cuando agreden a una mujer en algún lugar del mundo, todas debemos ser una. Un beso fuerte

cristal dijo...

Por supuesto, Izara, has dado totalmente en la diana, esa es la clave: educación. Educar en la igualdad desde la cuna a los niños y a las niñas, como seres humanos que son, complementarios pero iguales. Un abrazo fuerte.

cristal dijo...

Puedes escribir cuanto quieras, Borraeso, pues aportas ideas muy interesantes. Me alegra comprobar que estamos de acuerdo en el modo de enfocar el problema. Un abrazo fuerte

cristal dijo...

Totalmente de acuerdo, Susana. No hay nada que festejar, pues hemos llegado hasta aquí, gracias a la lucha de las mujeres que nos precedieron. Precisamente la fecha del 8 de marzo nos recuerda lo que les costó a aquellas mujeres desobedecer el mandato masculino. Gracias por tu comentario y bienvenida a esta casa. Un abrazo.

BRILLI-BRILLI dijo...

La lucha diaria por un mundo igualitario y por un mundo más justo,es lo que nos queda,y como hombre me apunto a esta protesta.Te invito a mis entradas sobre la mujer trabajadora.
Besos femeninos

cristal dijo...

Enseguida estoy contigo, Brilli, ya echaba de menos tus comentarios. Me alegra tu punto de vista sobre el tema. Un abrazo.

Luis Antonio dijo...

El hombre ha de mejorar mucho y ha de compartir el poder con la mujer, por supuesto, pero tampoco hay que ignorar a muchas mujeres que educan a sus hijos y a sus alumnos de forma "machista". No quiero polemizar ni desviar el tema fuera de su cauce, pero la autocríica la tenemos que hacer todos...

Lo dicho anteriormente no impide para nada que comparta la totalidaad de todo lo que has escrito, Crisal.

Un beso

Elisa dijo...

Sencillo y claro, se puede decir más alto...pero mejor, imposible. Cristal, somos mujeres...¿y qué hemos hecho para merecer este pecado? Cuando nos desnudan con la mirada por la calle, nos hablan, empujan o humillan por el simple hecho de no ser "fuertes", no ser hombres. Dicen que todo este "numerito" histórico viene en consecuencia del pavor másculino a la fuerza femenina. Y es que somos más organizadas, ágiles, vivimos más años y tenemos mejor resistencia al dolor. Je! toma esa...¿y por eso nos excluyen?, ¿se creen que pueden echarnos miradas lascivas sin besarnos antes los pies?...

Schissss....estos no saben como llegan las nuevas generaciones. Un besazo fuerte mujerona!!

cristal dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Luís Antonio, hay demasiadas mujeres que no ayudan nada, y que, incluso, son más machistas que muchos hombres. El cambio de mentalidad debe venir por la educación, no cabe duda, y en ese aspecto, tanto los padres, como los docentes, tenemos una gran responsabilidad a la hora de educar a nuestros hijos y alumnos. Otro beso para ti.

cristal dijo...

El mundo que os habéis encontrado las mujeres jóvenes,mi querida Elisa, no tiene nada que ver con el que nos encontramos nosotras, ni la educación que habéis recibido, pero aún así queda mucho camino por recorrer. Nos encontramos en un momento en el que todos, hombres y mujeres andamos un poco desconcertados y descolocados, sobre todo los hombres. Parece que no encuentran su lugar, y eso crea mucha inseguridad y agresividad en los varones. La sociedad toda debe hacer un gran esfuerzo por reconducir estas relaciones basadas en el respeto mutuo y la igualdad. Un beso muy fuerte preciosa.

cristal00k dijo...

Hasta que los hombres tomen conciencia de que esta situación también les perjudica a ellos... no avanzaremos gran cosa...
Pero me niego aceptar esos roles que nos vienen dados desde el género. Pienso que se puede seguir avanzando y que las mujeres además de madres, podemos desarrollarnos como seres humanos con la misma perspectiva que los varones en todos los campos.
Y me niego a seguir esa corriente que nos culpabiliza, por ser vícitimas y madres que supuestamente educamos en el machismo. No quiero, ni puedo, ni debo olvidar que las víctimas siguen siendo femeninas, todos los días. Y recordar que el lavado de cerebro secular (otra especie de maltrato y muy importante) que se nos hace desde la noche de los tiempos ha dado unos resultados excelentes... a la vista está...
Se nos penaliza incluso por declararnos feministas ¡y tragamos!
Pero habrá que cambiar eso, y lo que haga falta Tocaya...
Y sí, la connotación de la Geografía en esta cuestión, es realmente importante en este tema... No es lo mismo nacer en Somalia o en el Chad que en Madrid.
Enfín, Cristal escribiría hasta mañana sobre esto, pero... no voy a hacerme más pesada.
Un beso amiga

Margot dijo...

Hay un tema que siempre me ha interesado, como historiadora que es una, claro esta... debe ser cosa de la deformación. El tema en cuestión es el de cómo se vivía en la antigüedad, el pensamiento, el nacimiento de la jerarquización, la organización social. En las sociedades matriarcales, los periodos de paz eran largos y fecundos... y es que las mujeres, por nuestra propia condición, tendemos al dialogo, tendemos a la reflexión y no a la violencia, a la agresividad... un profundo análisis nos lleva a la conclusión de que no ...andamos muy lejos de lo que ha sugerido nuestra querida Elisa. Y que conste que no me considero una ferviente feminista, pero sí mujer, y como tal, reclamo un mundo mejor... Moony lo ha expresado de una forma mucho más sintetizada; mujeres somos todas... aunque el azar se haya encargado de escoger nuestros muy distintos lugares de nacimiento.

Tu escrito es muy interesante.

Un fuerte abrazo.

cristal dijo...

Totalmente de acuerdo, tocaya. Gracias por tus reflexiones y las ideas que aportas, todas sirven para enriquecer este debate. Un abrazo fuerte.

cristal dijo...

En ocasiones yo también pienso que las mujeres tenemos algo importante que aportar para hacer de este mundo un lugar menos violento. Desearía que tuviéramos oportunidad de demostrarlo. Pienso como tú, que un mundo con valores femeninos podría ser un mundo más justo y más solidario. Un abrazo fuerte, Margot.

josman dijo...

a estas alturas, hacer distinciones por la distribución de los cromosomas parece un anacronismo, sin embargo y vistas las barbaridades que siguen aconteciendo tenemos que reconocer que no lo es, y por supuesto, en el instante en que no haya ningún día que celebrar todos habremos ganado mucho...

un saludo