domingo, 29 de marzo de 2009

SUEÑO


No se acordó de que había soñado con ella, hasta que, de modo casual, abrió el cajón donde guardaba las fotografías y se encontró con la cara de Amalia, su amiga. La mejor amiga que tuvo y que tendría jamás. Entonces le vino a la memoria el sueño con toda su carga emocional, que había sido desdibujado cuando había abierto los ojos.
Había sido un sueño de reconciliación. En él abrazaba a su amiga, que venía a visitarla y a decirle que nunca se había tomado un bote de pastillas, aquel día de julio en el que se encontraba sola en Madrid, y ella estaba de vacaciones en Peñíscola. Todavía no existía el móvil y en casa tampoco su teléfono tenía contestador automático. Nunca supo si Amalia la llamo desesperada, a punto de poner fin a su vida sin encontrarla, o qué pensamientos cruzaron su mente, obcecándola en ese deseo imperioso de acabar de una vez. Supo lo que había ocurrido, cuando de vuelta en Madrid, recibió una llamada de la hermana de Amalia, para anunciarle que su amiga, no sólo estaba muerta, sino que hacía ya días que estaba enterrada en el cementerio de la Almudena junto a sus padres, fallecidos años atrás. No habían podido despedirse. Nunca le había podido decir que jamás tendría una amiga como ella, que había sentido aquel cariño incondicional que les había unido desde la infancia, y que la iba a echar tanto de menos.
El sueño había sido aquella oportunidad perdida para poder decirle tantas cosas que se habían quedado atrapadas en su mente, y que el paso del tiempo no habían conseguido borrar. Amalia estaba allí para abrazarla, para decirle que regresaba de un largo viaje, pero que nunca más se volvería a marchar.

26 comentarios:

sevillana dijo...

Que bello escrito, siempre hay que decir las cosas en vida, aunque algunas sean malas y podamos perder una amistad. Si nos las callamos, puede ser muy tarde cuando queramos decirlas.
Saludos

Luis Antonio dijo...

Lo bueno no admite demora, hay que decirlo a quien corresponda ¡YA!, por si acaso...Como si no hubiera mañana.

Besos, Cristal

Groucho dijo...

LA GENTE QUE QUEREMOS, TIENE DERECHO A SABERLO, POR QUE MAÑANA PUEDE SER TARDE.
YO POR SI ACASO: ¡¡¡¡OS QUIERO A TODOS!!!!
BESOS.

Moony-A media luz dijo...

Por qué la vida, o la muerte, nos separará tan pronto de algunas personas...
Siempre nos quedan cosas por decir, y no aprendemos. Con los que tenemos cerca, demasiadas veces callamos.
Magnífico escrito.

Un beso grande.

Caco dijo...

Me gustan tus palabras, expresa la incertidumbre producto del miedo, esas ganas contenibles de hablar que más tarde pueden producir arrepentimiento cuando no se dicen.

Saludos! ^^

Luz de Gas dijo...

Que fluidez y que cálida tristeza.


Nos quedamos tantas cosas en los bolsillos que se estropean en el olvido.

Menos mal que están los sueños donde todo es posible y tan real.

Besos, me encantó

borraeso dijo...

Aún expresando los sentimientos en su momento siempre quedan cosas que contar... es por ello que hacemos que nos acompañen en tantos momentos... es por ello que recordamos y soñamos...

Un beso.

Andrea dijo...

Que triste. Si es real lo siento mucho, se lo que se siente cuando se van antes de escuchar tus sentimientos. Y si es ficción, muy bueno, haces que parezca real. Un abrazo Cristal.

cristal dijo...

Tienes toda la razón, Sevillana. Yo también soy partidaria de decir lo que siento, lo importante que es esa persona para ti. Nunca se sabe cuándo ya será tarde para decirlo. Un abrazo.

cristal dijo...

Ya veo Luís que tú también perteneces a la quinta de los "Por si acaso" en la que me incluyo desde hace años. Por eso no me gusta despedirme enfadada de alguien que me importa y otras muchas cosas que pertenecen al ámbito de mis manías y supersticiones particulares. Besos también para ti.

cristal dijo...

Pues por si acaso, yo también os quiero y estoy encantada de haberos conocido a través de este espacio privilegiado que nos une, desde los más variopintos lugares, estados de ánimo, sexo, edad, opiniones...Un beso especial para ti Groucho.

cristal dijo...

Sí, Moony, y a veces no apreciamos lo que tenemos y un día desaparece. Entonces te das cuenta de lo importante que era. Después te queda el recuerdo y la ausencia. Por eso es importante aprender a ver a los que nos rodean con otra mirada, no sabemos hasta cuándo los vamos a disfrutar...Gracias por tus palabras, siempre me animan.

cristal dijo...

Me alegro de que te hayan gustado, Caco. Bienvenido a mi blog, luego me paso por el tuyo a conocerte.

cristal dijo...

Sí, estoy de acuerdo contigo, Luz de Gas. Creo que los sueños tienen a veces un poder terapéutico importante. Parece como si fueran una segunda oportunidad para reparar un daño, curar una herida o un mal crónico que no termina de sanar. En varias ocasiones he tenido sueños parecidos al que describo, que me han causado una profunda impresión y que, en algunos casos, me han ayudado mucho. Gracias por tus palabras. Un abrazo fuerte.

cristal dijo...

Gracias por tu visita y tus palabras, Borraeso. Un beso.

cristal dijo...

Con este texto he tratado de expresar una emoción. Todos los seres humanos experimentamos alguna vez el dolor de la pérdida. Hay veces que podemos preveer que un ser querido se nos va, en otras ocasiones, nunca lo hubiéramos imaginado y nos dejan absolutamente indefensos y desprevenidos. Un abrazo fuerte y cálido, Andrea.

Gamar dijo...

Cuántas veces nos atragantamos con cosas que quisimos decir a su tiempo, pero como bien dice Luz de gas, para eso están los sueños que me gusta decir que son la revancha que nos da la vida por lo que nos toca vivir.
Saludos desde muy lejos.

Elisa dijo...

Estoy convencida Cristal, de que tu amiga Amalia sabía que estabas allí para ella. Que la habrías convencido para no hacerlo, que sólo escuchar tu voz, ya era un motivo para vivir.

No debemos sentirnos culpables por no despedirmos cuando en vida, lo hemos dado todo. Eso es lo que cuenta.

Esta maravillosa despedida queda aquí para nosotros, precioso amor, preciosa vida llena de complicaciones que a veces nos llevan al límite.

Existen ciertas cosas que se nos escapan de las manos, pero para endulzar un poco, te cuento que yo nunca olvidaré el sueño de un vuelo, junto a una perrita negra y mi madre...aún lo recuerdo.

Y todos los sueños que nos quedan...para decir Hola, y Adios.

Un fuerte abrazo

cristal dijo...

Podemos estar muy lejos, Gamar, pero las emociones nos acercan. Todos tenemos sueños, a veces nos liberan, otras nos atormentan, pero está claro que cumplen una función importante en nuestra vida. Me alegra tu visita. Un fuerte abrazo.

cristal dijo...

Elisa, preciosa, cuánto he agradecido tus palabras. No cabe duda de que tienes una sensibilidad especial para captar lo que hay más allá de las palabras. Me han sorprendido tus reflexiones y la calidez de tus palabras. Un abrazo fuerte, fuerte para ti.

izara dijo...

A veces intentamos tranquilizar la conciencia a base de palabras. Pero la vida son tambien silencios y no nos queda mas remedio que aprender de ellos. De los nuestros y de los demas.
Pero es dificil, como es dificil encontrar las palabras adecuadas, las que no son solo ruido.
Un abrazo fuerte Cristal.
Izara.

cristal dijo...

Sabias y profundas tus palabras, Izara. A menudo no le damos importancia a los silencios y, como bien dices, a veces son más importantes que las palabras. Es verdad que, en ocasiones, hacemos demasiado ruido con ellas, y al final, de poco sirven. Tu comentario me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas. Un fuerte abrazo.

corsario sin patente dijo...

Acaba de aterrizar en este sito por vez primera y me ha encantado.

Ese remordimiento tan tenue, y al mismo tiempo tenaz, del callar que nos alcanza en el sueño donde se rompen nuestros miedos.

Lo malo que al despertar llega el abatimiento al saber que es ya demasiado tarde.


¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?

(Quevedo)

cristal dijo...

Has elegido muy bien la cita, amigo Corsario sin Patente, pues Quevedo me parece uno de los escritores más lúcidos de nuestras letras. Navegamos siempre en un mar de dudas y preguntas sobre lo que deberíamos haber hecho, o haber dicho, pero lo cierto es que sobre esas dudas se construye nuestra vida. Me alegra que te haya gustado lo que encontraste. Pásate cuando quieras.

cristal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cristal00k dijo...

Las oportunidades perdidas, son espinas del alma amiga mía. Ella te dejo siendo genial, y en tu recuerdo, lo será para toda la eternidad.
Besos