sábado, 18 de abril de 2009

Dudas



Voy pisando cristales

con mis pies desnudos.

Se esfuma la promesa

de los días azules,

y el tiempo se demora

en ilusiones perdidas.

Nos hemos asomado al abismo

vulnerables y solos.

No sólo es vértigo

lo que se anuda a mi garganta,

desenredar la maraña de las dudas

no es fácil.

Me siento muda frente a la pared,

tu indiferencia me asusta

y el miedo sangra.

18 comentarios:

izara dijo...

la duda es casi siempre compañera,
la certidumbre es efimera,
pero a traves de todo avanzamos
y el camino es nuestro compañero.
Animo amiga Cristal.
Un fuerte abrazo, sin duda sincero.
Izara.

borraeso dijo...

Las dudas engendran preguntas. Las preguntan requieren respuestas que hay que buscar... aunque no siempre se obtengan certezas, ayudan...

Un beso.

Caco dijo...

"Me siento muda frente a la pared"... que buen verso, creo que representa varios momentos de mi vida, refleja la impotencia, la atadura de manos. Bellas palabras, como siempre.

Muchas gracias por tu saludo, un abrazo desde la distancia =)

cristal dijo...

Es cierto, Izara, la certidumbre es pasajera. Lo cierto también es que la duda nos mantiene vivos, hace que nos movamos a buscar respuestas. La duda ha sido siempre mi más fiel compañera.Gracias por tu abrazo, otro fuerte para ti.

cristal dijo...

Hay personas que se manejan muy bien sembrando dudas, se mueven en la ambigúedad como pez en el agua. Es una manera como otra cualquiera de llamar la atención. Un abrazo.

cristal dijo...

Me alegra que te haya gustado, Caco. No es un poema reciente, de vez en cuando me gusta intercalar algún poema en estas entradas. Un abrazo fuerte y cercano.

Luis Antonio dijo...

Si las dudas versan sobre cuestiones trascendentales, las comparto y no creo en los que alardean de no tenerlas; si las dudas hacen referencia a sentimientos, se impone una aclaración por parte de quien corresponda, ¿no?

Me ha gustado, y mucho, el poema haga o no referencia a vivencias pasadas o presentes. (Espero que sean pasadas y estén ya superadas)

Un afectuoso abrazo, Cristal

cristal dijo...

Me alegra mucho que te haya gustado el poema, Luís Antonio. Sobre todo porque de un tiempo a esta parte estoy algo desanimada con el blog. Tus palabras siempre me animan. Un fuerte abrazo.

Moony-A media luz dijo...

Y ¿qué haríamos sin las dudas? lo malo es el miedo que generan y esa sangre de pies y alma.
Pero, seguimos ¿si? siempre...

Bellísimo poema, Cristal.

Un beso grande.

cristal dijo...

Gracias Moony por estar ahí, por esa sensibilidad y un punto de vista que conecta de modo especial conmigo. Un beso grande.

Andrea dijo...

Hola cristal,tu poema me ha dejado ver un poco tu esencia, las dudas ante la ambiguedad son las más difíciles porque no sabes bien a que te estás enfrentando, lo se porque lo he sentido. Y tu lo has dicho, hay gente que se maneja muy bien en ella, quedas atrapada en un mar de dudas que te desorientan. Me siento muda frente a la pared, tu indiferencia me asusta, perfectas palabras para describir ese sentimiento. Un beso enorme Cristal. Y no te desanimes con el blog, a mi me ha ayudado mucho, escribir siempre ayuda.

cristal dijo...

No sabes lo que me alegra haber llegado a ti, Andrea. Cuando escribimos buscamos la comunicación, el ponernos en contacto con el otro. Saber que lo he conseguido contigo, me llena de satisfacción. Te agradezco mucho tus palabras, me vienen muy bien en este momento y me animan a seguir en este escaparate virtual, que en algunos momentos me asusta. Un abrazo fuerte, fuerte.

corsario sin patente dijo...

Se me ocurre una maravillosa cita de Voltaire a propósito de la duda:

La duda es ciertamente un estado nada agradable; pero la certeza es un estado ridículo.

cristal dijo...

No se puede negar que la frase de Voltaire no tenga miga. Aparte de ser una observación muy inteligente, no cabe duda de que las certezas, y sobre todo la gente que presume de tenerlas, pecan en muchas ocasiones de ridículos e ignorantes. Muy afinado e interesante el comentario, Corsario.Saludos.

Margot dijo...

Un precioso poema, con una preciosa sensibilidad.

Las dudas cuando son moderadas, ayudan a la ponderación en nuestros actos... pero, cuando estas inclinan la balanza, acaban por convertirse en inseguridad.

Un abrazo inmenso.

Isabel dijo...

Sigue caminando, "protégete" los pies para no dañarte, pero no te pares, ni por dudas, ni por miedo, sigue caminando, es lo mejor. Un beso

cristal dijo...

Me alegra mucho tu visita y el que te haya gustado el poema, Margot.Estoy muy de acuerdo contigo, las dudas mueven a preguntarse muchas cosas y son un acicate del conocimiento, pero cuando son de carácter afectivo desconciertan y crean inestabilidad emocional. Otro beso grande para ti.

cristal dijo...

Ahí estamos, Isabel, en medio del camino. Curándonos las heridas unas veces, intentando protegernos otras, y seguir adelante, cada vez más fuertes. Aprendiendo de los errores, e intentando mirar por dónde se pisa. Un abrazo fuerte.