sábado, 20 de junio de 2009

MARIA DEL MAR BONET




El poder de evocación de la Música es un tema del que se ha hablado, y mucho. Las emociones que puede despertar una voz, o unos acordes es un fenómeno que nunca dejará de sorprendernos.

Hace poco me encontré un reportaje en un periódico sobre Maria del Mar Bonet. A lo largo del artículo se comentaba la vocación de la cantante de aunar las culturas del Mediterráneo, interpretando canciones de todos los lugares que tienen en común mirarse en las mismas aguas. A propósito de esa voluntad suya de potenciar los sonidos que fluyen desde las dos orillas, seguí con mucho interés durante algún tiempo sus intervenciones en un programa de Radio3 (desgraciadamente también desaparecido) que se llamaba LA BAÑERA DE ULISES. En ese programa tuve la oportunidad de escucharla en varias entrevistas que le hizo Emilio Garrido, el director del programa. Siempre he admirado su voz y su forma sobria y elegante de interpretar las canciones, bajo mi punto de vista una de las mejores cantantes de la música actual.

Conocí a Maria del Mar Bonet en su ciudad natal, Palma de Mallorca, en una actuación memorable en su propio barrio, el de S¨a Calatrava. Era una noche de luna llena, no demasiado calurosa gracias a la brisa que nos llegaba del mar. Teníamos enfrente la Catedral iluminada, y las palmeras se mecian siguiendo el ritmo de la música. Ahora lo sé, fue la noche más hermosa de mi vida. Acababa de estrenar la libertad (que siempre será condicional) porque tuve una mezcla de sensaciones que me dejaron una profunda huella. Maria del Mar nos dirigió unas palabras para presentar su canción: "Mercé". Recuerdo que se referían a las palabras que le dijo su madre cuando abandonó su casa. Yo acababa de dejar también la mía, así que la canción no hacía sino poner la banda sonora a mis propias vivencias. Hace unos días volví a escuchar "Mercé" y aquellas emociones escondidas durante tanto tiempo afloraron de nuevo a la superficie. Me sentí desbordada por el caudal del potente río que arrasaba con todo, que me traía de vuelta aquella época en la que dejé yo también a mi madre en Madrid, y me lancé a descubrir una nueva vida en aquellas islas que durante un tiempo me resultaron lo más parecido al paraíso, aunque la añoranza del paisaje humano que había quedado atrás, acabase por imponerse.

Han pasado los años y ahora son mis propios hijos los que abandonan la casa, mi madre hace tiempo que no está en este mundo y, escuchar la canción de Maria del Mar, me situaba en esa doble perspectiva de sentir la canción como madre y como hija. La poderosa voz me trajo las imágenes de aquella noche de luna llena, el viento agitando las palmeras junto a la Catedral, como la promesa de una nostalgia anticipada.

32 comentarios:

B. Miosi dijo...

Hola Cristal, la música, así como los olores, traen recuerdos de momentos que marcaron nuestras vidas. A mí me sucede con los perfumes, y por supuesto, las canciones.

Te sigo desde el blog de Lola Mariné, y lo que he visto me ha gustado.

Un abrazo,
Blanca Miosi

izara dijo...

Maravillosa entrada amiga. Sentir como madre e hija, así esta nuestra generacion Cristal. Dificil epoca en lo que nos pide es abrazar hermanos.
Pues eso, un inmenso abrazo.
Izara.

cristal dijo...

Bienvenida a esta casa, Blanca Miosi,pásate por aquí cuando quieras. Otro abrazo para ti.

cristal dijo...

Gracias Izara. Lo cierto es que cuando eres hija ves las cosas desde un punto de vista muy distinto a cuando eres madre, hay que pasar por todas las etapas. Otro abrazo fuerte para ti.

Luis Antonio dijo...

Sabes transmitir las emociones de tal manera que uno las siente como propias. Conmovedor relato el tuyo, Cristal.

Comparto el gusto por las canciones y la voz de María del Mar Bonet y algún día le dedicaré una entrada en mi "Sinfonía Turolense"

Espero que inicies las vacaciones con mucha ilusión y ya sabes que además de los tuyos más próximos también nos tienes a tus amigos, menos virtuales de lo que pudiera pensarse.-

Un cálido abrazo, Cristal

cristal dijo...

Mil gracias por tu comentario, por tus buenos deseos para las vacaciones y sobre todo por hacerme saber que eres mi amigo, no sabes lo que significan para mí en estos momentos tus palabras. Un abrazo fuerte y cariñoso para ti.

Isabel dijo...

Es muy bonito que haya una cancion que abandere un momento de tu vida, y tus recuerdos. Un beso

B. Miosi dijo...

Muchas gracias por tu visita a mi blog, Cristal.

Besos,
Blanca

Fermín Gámez dijo...

Un poder de evocación que cambia según el momento de tu vida, según veo en lo que escribes.
Generalmente yo utilizo la música como máquina del tiempo. Pongo una canción y me retrotraigo a momentos que de otra manera sería imposible visitar.

cristal dijo...

Así es, Isabel. La vida va acompañada de diferentes bandas sonoras, sgún la época o la edad y cada una nos deja su partitura. Un beso.

cristal dijo...

Me gustó entrar en tu blog y enterarme de que acabas de publicar un libro, Blanca. Otro beso para ti.

cristal dijo...

Sí, Fermín. La música es la mejor manera de viajar en el tiempo. Es escuchar un tema de un momento de tuvida y la música te lo devuelve tal como lo viviste. También el olfato es un registro infalible del tiempo. Saludos

maracuyá dijo...

La música estimula las emociones, los sentimientos y los recuerdos.
Vos expresaste las tres cosas maravillosamente y con tanta nitidez que uno puede sentir la brisa del mar y los acordes de la música llenando el aire.

Bonita canción, Cristal. No la conocía. Esa vivencia no la experimenté como hija, pero la vivo como madre.
Y tengo que decirte, que a pesar de la nostalgia, es muy buena y de gran crecimiento para los hijos.

Un beso desde mi orilla.

laquesuscribe dijo...

Te imagino en ese enclave, con el cielo mallorquín de techo, la catedral de fondo y esa voz...

Afortunada.

Un beso

borraeso dijo...

Música y sensaciones y memoria siempre dándose la mano...

En nuestra vida pasa un poco como en las películas que tienen la inmensa suerte de rodearse de una buena banda sonora: una melodía, un son determinado nos acerca a una escena inolvidable... eso es lo maravilloso de la música, que nos trae al presente retazos, olores, sabores del pasado.

No encuentro tema de Mª del Mar que no me arrulle, que no me huela a mar...

Un beso!

cristal dijo...

Sí Mara. Cada vez me sorprende más ese poder de evocación de las sensaciones auditivas y olfativas, deben estar conectadas directamente con la zona del cerebro que rige las emociones, y actúan como si se accionase un interruptor que inmediatamente las hace presentes. Gracias por tus palabras que siempre me conmueven. Un abrazo grande.

cristal dijo...

El entorno no podía ser más bello y las circunstancias que lo rodeaban eran especialmente favorables para vivir unos momentos de plenitud que nunca he olvidado, aunque entonces no podía imaginar que me marcasen de tal manera. Me ha gustado tu comentario Laquesuscribe. Un beso.

cristal dijo...

Maria del mar Bonet tiene una manera de cantar que conecta profundamente con las emociones, como tú dices, Borraeso, arrulla y toca las fibras más sensibles. Te dejo un beso.

Tumulario dijo...

Buenas tardes Cristal, llegue hasta tu casa desde la de Luis Antonio, y despues de leer tus comentarios en su cas y la de Maray cuya he osado a aventuarme en tu rincón, he dao un pequeño paseo y como lo que he visto me ha gustado, prometo volver con más tiempo para recorrerlo entero.

La música, y sobre todo el tipo de música que hace Mª del Mar Bonet, tiene el poder de recuperar para nosotros vivencias y sentimientos, eso siempre es bueno, algunas veces nos puede entristecer, pero eso, aunque parezca un contrasentido, tambien es bueno.

Un abrazo desde el túmulo.

cristal00k dijo...

Bonet, Serrat, Pi de la Serra etc... los setze jutges, son y fueron un hito y un modelo de coherencia en una época difícil y no tan lejana de este país. Me alegra ver que ningunos de ellos fue un bluff y siguen "llegando" a todas las generaciones. Todos tenemos una canción de esa época en nuestra imaginario particular.
Gracias por traerlos.

cristal dijo...

Bienvenido a esta casa,Tumulario. Te conozco de haber visto comentarios tuyos en otros blogs. Me alegra que hayas decidido pasarte por aquí y espero que te lleves una buena impresión. Gracias por tu comentario. Pasaré también yo a visitarte.

cristal dijo...

Sï, Tocaya, y no te olvides de Lluís Llach, Marina Rosell y algunos más, que como bien dices son un modelo de coherencia y de compromiso. Me alegra compartir contigo esa admiración por estos músicos y cantantes extraordinarios, que no han tenido, bajo mi punto de vista, el reconocimiento a nivel estatal que merecen. Un abrazo amiga.

carlota. dijo...

Que noche debió ser , como lo describes es un cuadro maravilloso . Tenemos una banda sonora en nuestra vida , en cada momento de nuestra vida .

Besos

cristal dijo...

Sí, Carlota, fue una noche única, irrepetible y maravillosa, casi perfecta.Gracias por acercarte hasta aquí. Un beso

Lola Mariné dijo...

Me han emocionado tus recuerdos con la voz de Maria del Mar Bonet, que me han traido los mios, tambien unidos a esa misma voz en los primeros años de rebeldía y libertad.
Feliz domingo.

cristal dijo...

Aquella fue, desde luego, una etapa especial para un país que empezaba a salir de un túnel, y en el que la música comenzó a traer aires nuevos con los que comenzamos muchos a estrenar la libertad. Gracias por tu visita, Lola Mariné. Un abrazo.matismic

Tumulario dijo...

Cristal, he abierto un túnel que lleva desde el túmulo a esta su casa, si le parece a usted bien lo dejaré abierto, en caso contrario no dude en decirmelo.

Un abrazo desde el túmulo.

PD. sigue pendiente por mi parte hacer un recorrido extenso por su casa.

cristal dijo...

He pasado a conocer el túnel y me ha gustado la idea. Si me pides autorización para reproducir en él alguno de mis textos, me siento muy halagada con tu iniciativa y por mi parte no hay inconveniente. Un abrazo, Tumulario.

Elisa dijo...

Leí este post el pasado domingo. Recuerdo que me quedé sin palabras...sin letras que escribir. Supongo que me quedé impresionada con tus recuerdos, a veces...creemos que lo sabemos todo. Y de repente, zas! una canción, una imagen, un recuerdo nuevo aparece...una nueva pista de nuestra personalidad, de nuestro mapa humano. Una pincelada más de vida..
besitos

cristal dijo...

La vida te va dejando huellas, Elisa, recuerdos y emociones que en un momento pueden pasar desapercibidas y de repente un día por una música o un olor, pueden regrsar sorprendiéndote con toda la carga emocional que llevaban. Gracias por tu visita, preciosa. Mil besos.

Dr.Krapp dijo...

Es una entrada muy interesante y excelentemente escrita. Gracias por llevarme junto a ella.
En este tema hay muchos matices. La música tiene un poder de evocación que no tienen las palabras, por eso en ocasiones canciones en otros idiomas nos llegan muy adentro aunque ignoremos las letras. No digamos en los temas instrumentales.
Es una especie de catalización entre dos sustancias poderosas pero de diferente materia que se aúnan para generar un reacción en nosotros. Fuertes emociones personales algunas olvidadas bajo el sustrato de poderosas músicas.

cristal dijo...

Hay todavía mucho que investigar, no cabe duda, sobre la química de las emociones, Dr. Krapp. Algún día tendremos respuestas científicas sobre este órgano apasionante que es el cerebro humano. Mientras tanto seguiremos sintiendo los efectos que tienen sobre nosotros determinadas músicas, determinados olores y otras sensaciones lo cual, como tú bien dices no deja de ser mágico y maravilloso. Gracias por tu visita.