domingo, 17 de enero de 2010

HAITÍ


Cada cierto tiempo nuestro planeta Tierra parece revolverse contra los seres vivos que la poblamos, pero no siempre las consecuencias de las llamadas CATÁSTROFES NATURALES, suelen ser las mismas en los distintos lugares donde se producen. No es lo mismo un terremoto en Japón, en Estambul, que en una pequeña isla del Caribe en la que la gente se hacina en viviendas infrahumanas, que no están preparadas para soportar los huracanes y mucho menos los terremotos.

Lo que ha ocurrido en Haití es algo más que una tragedia. El terromoto sólo ha destapado las miserias del país más pobre de Ámerica, enseñándonos la versión más terrible del horror.

No voy a contar aquí los detalles de todo lo que ha ocurrido en este país desde que la tierra tembló y lo redujo a escombros y ceniza. Todos lo hemos seguido estos días a través de los medios de comunicación. Es indignante, una vez más, que los fotógrafos y periodistas se presentasen antes en el lugar de la tragedia, que la ayuda humanitaria. Esto nos da la medida de lo que verdaderamente importa en este mundo, que se reduce muchas veces a sacar partido de la desgracia ajena.

Sólo deseo manifestar mi tristeza, la rabia y la impotencia ante lo que se podría haber evitado, si Haití hubiese tenido unas infraestructuras adecuadas, unas viviendas como en Japón, que resistan las embestidas de los movimientos sísmicos tan frecuentes en estos lugares del planeta.

Quizá dentro de la tragedia, sea una oportunidad de oro de hacer las cosas bien, de reconstruir el país tomando las medidas necesarias para impedir que lo que ha sucedido se vuelva a repetir, y, sobre todo contribuir al desarrollo económico y social del país más miserable del continente americano.

Ya es triste que haya tenido que ocurrir esta catástrofe para acordarnos de que Haití existe, y necesita ayuda.

20 comentarios:

Andrea dijo...

Es horroroso Cristal, no dejo de sorprenderme ante las terribles imágenes, sobre todo de los niños. Creo que esto nos ha movilizado interiormente a todos, la gente está tratando de ayudar como puede. Estoy en Facebook y veo el espíritu colectivo de colaboración, otorgando información de números de cuenta y de móvil a los que puedes enviar mensajes de texto para colaborar con la cruz roja. Lo he publicado ayer en un post. Un beso enorme amiga, es un mundo decididamente injusto y terriblemente cruel para algunos.

Pirata de Mil Mares dijo...

No encuentro las palabras para describir esta sensación punzante y dolorosa que me despedaza las entrañas.

izara dijo...

Hay cosas que duelen y en el dolor compartido, tratamos de hallar alivio.
Pero que hacer ante el asco, que produce cierto periodismo que sufrimos.
Hoy lo hice....apagarlo.
Un abrazo.

doctorvitamorte dijo...

Vivimos de espaldas a la pobreza y la injusticia de muchos pueblos. Estas sacudidas de la naturaleza ojalá despierten nuestra conciencia, pero sobre todo la de los gobernantes. Todavía hoy, no está llegando la ayuda a la mayor parte de la población, y eso que se hacina en el aeropuerto.

Luis Antonio dijo...

Además de expresar pasmo, dolor y solidaridad creo que hay que ir un poco más allá. La tragedia de este país exige colaboración con organizaciones humanitarias de las que tengamos buenas referencias...

Un fuerte abrazo

cristal dijo...

Ojalá la ayuda llegue cuánto antes y sea bien gestionada. Ahora mismo en el país reina el caos y el sálvese quien pueda. La población ha sufrido tanto, que se encuentra enloquecida, intentando sobrevivir como sea.
Y sí, Andrea el mundo es injusto porque los grandes desastres siempre le ocurren a los mismos.
Otro abrazo fuerte para ti.

cristal dijo...

Al vivir en un mundo global, Pirata, tenemos conocimiento inmediato de todos los desastres que ocurren en cualquier parte del mundo. Esto nos hace vivir muchas veces angustiados(sobre todo ante catástrofes de esta magnitud), por la impotencia que nos produce el tener conocimiento de las cosas, pero no poder hacer todo lo que nos gustaría para resolver los problemas.
Es lógico que estas contradicciones nos hagan sentir mal.
Un abrazo.

cristal dijo...

Es cierto, Izara. Hay un periodismo que me recuerdan a cierta clase de aves que se alimentan de carroña. Con todo mi respeto para esas aves.
Un abrazo, amigo.

cristal dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Dr. Vitamorte. Parece como si la Tierra se rebelase contra el maltrato que recibe de la especie humana.
Indudablemente los que tienen la responsabilidad de actuar ante este tipo de catástrofes son los gobernantes. Para algo deberían servir las instituciones y organizaciones internacionales y no sólo para que unos cuantos se aprovechen en su beneficio de las ventajas de un mundo global.
Esperemos que, como tú bien dices, estas tragedias sirvan para remover las conciencias y empezar a crear un mundo más solidario y respetuoso con el medio ambiente.

cristal dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Luís Antonio. No basta con quejarse y lamentarse, también es necesaria la colaboración y la ayuda de todos.
Conozco organizaciones que me merecen aprecio y confianza, pero sobre todo es importante que la ayuda llegue a los lugares donde más se necesita.
Espero y confío en que la solidaridad internacional se movilice para ayudar a este país a salir lo antes posible de la situación tan terrible en la que se encuentra.
Otro abrazo igual de fuerte para ti.

Novicia Dalila dijo...

Si no fuera por los miles de muertos, aunque suene horrible, esta catástrofe les ha venido bien. Ha sido lo único que ha movido a la comunidad internacional a poner los ojos en este país absolutamente pobre y desamparado, donde el 90% de la población no sabe ni leer ni escribir y el 80% vive en la pobreza extrema.
Es lamentable que no seamos capaces de reaccionar a no ser que pasen cosas de estas.

Mi solidaridad con el pueblo haitiano, ayer, hoy y mañana.

Antiqva dijo...

Amiga, los palos siempre van al mas debil o a donde mas duele...

Ojala, al menos, este desastre sirva para que en el futuro todo cambie en ese desgraciado pais.

Un abrazo, amiga

cristal dijo...

Es terrible, como bien dices, Novi, que haya tenido que ocurrir esta catástrofe para darnos cuenta de en qué condiciones viven muchas personas en este mundo injusto. En el que vivimos, como si todos los seres de la Tierra estuvieran en las mismas condiciones que nosotros, dudando entre si nos compramos un coche, o ahorramos para las vacaciones y otras chorradas por el estilo. Cuando ocurren estas cosas, me avergüenzo de pertenecer a la especie humana y permitir que en el mundo haya personas que vivan en esas condiciones de miseria.
Me alegra sentirme unida a ti y a otros muchos en esta tristeza.
Un fuerte abrazo.

cristal dijo...

Sí Antiqva, ojalá a partir de ahora cambien las condiciones de vida de la población, aunque miedo me da, porque la ayuda en estas circunstancias, más tarde o más temprano, se cobra.
Un abrazo, Antiqva.

Lola Mariné dijo...

Hablé sobre este tema en mi blog hace un par de dias y no voy a repetirme.
Solo espero que no nos olvidemos cuando los medios dejen de hablar de esta tragedia, porque para la gente que sufre las consecuencias seguirá vigente y seguirán necesitando ayuda.

(Oye, me ha salido una palabrota en la verificación de palabra: "putingla"...).

cristal dijo...

EStoy de acuerdo, Lola, no es cuestión de repetirse, sino de no olvidar cuando pase el huracán mediático, seguirán necesitando ayuda.
Un abrazo.

Tumulario dijo...

Cristal, hacer una vivienda resistente a los sismos cuesta al menos un 50 % mas que hacerla sin tenerlos en cuenta, en un pais donde la gente se muere de hambre, ¿tu crees que alguien va a gastarse el dinero que cuesta eso?, Piensa que en el barrio rico los efectos del sismo han sido casi los mismo que cuando pasan en Japón, o en California.

No es por quitar negativo, pero siempre pierden los mismos.

Y mientras tanto los bancos españoles ganando dinero con las donaciones que la gente hace.

Un saludo.

CaminanteDeNoche dijo...

Los terremotos son naturales, ocurren cada cierto tiempo en las zonas sísmicas y hay zonas...

Lo que no es natural es la pobreza, y la Naturaleza, poderosa pero injusta, no distingue entre los que sufren las injusticias o los que las causan. Si fuera justa, provocaría la catástofre entre quienes más la fastidian. Y creo que los poderes saben como están ciertos países y su tendencia a las catástrofes por la zona donde viven. Y no hacen nada.
O no hacemos nada. Doble crimen, aunque nos acordemos de ellos en las catástofres y nos lamentemos cuando ocurren, los que desde abajo no tenemos el suficiente poder para cambiar el mundo, aunque si el derecheo a la protesta y pataleo.

Tal vez sea duro mi mensaje, como dura es la impotencia ante esos hechos que se repiten en el mundo una u otra vez, viendo como los que pueden no hacen nada por pura codicia. Lo mismo de siempre, y tan asqueroso que yo apenas puedo escribir nada sobre el tema. Y es que el dolor sólo me produce versos cuando lo he digerido,mientras...tengo que sufrirlo, aunque sea en silencio.

Un abrazo y felicito a todos los que os solidarizáis con Haití a través de los blogs.

PD:Creí que me había equivocado de blog cuando entré, pero es que lo has cambiado, enhorabuena.

cristal dijo...

Está claro que nadie va a invertir ni un dolar en cambiar las viviendas de este país tan desgraciado, y que dentro de unos años se volverá a producir otro desastre y la canción se volverá a repetir, Tumu.
Todos sabemos que los grandes desastres les ocurren siempre a los mismos.
Un fuerte abrazo.

cristal dijo...

Pues al menos mientras podamos denunciar estas injusticias debemos seguir haciéndolo. Y en la medida que seamos conscientes de la injusticia a llí donde se produzca debemos combatirla con todos los medios que tengamos.

Bienvenido a este rincón CaminanteDeNoche. No sé a qué te refieres cuando dices que he cambiado el blog, pues quitando la imagen del encabezamiento, no he cambiado nada más que yo sepa, pero a lo mejor tú tienes otro punto de vista.
Otro abrazo.