martes, 2 de marzo de 2010

CELDA 211 O LA FUERZA DE LUÍS TOSAR


El pasado viernes me decidí por fin a ver la película CELDA 211.

No puedo negar que tenía mis reservas para verla, pues en mi entorno me habían prevenido sobre la dureza de sus imágenes. No puedo negar que LUÍS TOSAR es uno de mis actores preferidos, y sólo por verle enfrentándose a un papel como el que encarna en la película, pensé que valía la pena arriesgarse.

En ningún momento me arrepentí. Pese a la crudeza de las imágenes, desde la primera hasta la última escena, la película me pareció soberbia. Y no sólo por la increíble interpretación de sus actores, con un Luís Tosar que inunda la pantalla, no sólo por su fuerza, sino también por su humanidad. No se trata de un personaje plano, como yo me temía, todo lo contrario, deslumbra por sus matices, por la evolución y los cambios que acusa a lo largo del metraje.

Nunca me había sentido dentro de una cárcel hasta el momento en el que el futuro funcionario, fatalmente destinado a ese penal, se ve obligado, por puro espíritu de supervivencia, a hacerse pasar por un preso. Este papel, interpretado por el actor Alberto Ammann, resulta todo un descubrimiento y nos hace asistir a la transformación de su personaje con el transcurso de los acontecimientos. Con él viviremos la versatilidad de la naturaleza humana y sus esfuerzos de adaptación en las situaciones adversas.

El magnífico guión realizado por Jorge Guerricaechevarría y el mismo Daniel Monzón, director y responsable máximo de esta extraordinaria película, no te permite un sólo momento de relax y te acerca a los personajes de un modo en que al final terminas formando parte de sus contradicciones, hasta hacerte sentir como un preso más.

Asistimos a un desfile de personajes de carne y hueso con MALA MADRE a la cabeza, que en algunos momentos pueden llegar a convertirse en héroes, o en villanos;(insuperable Carlos Bardem interpretando a un preso colombiano) que podemos casi tocar con la palma de la mano por su cercanía, y que nos desvelan en su devenir las miserias y las flaquezas de la condición humana.

DANIEL MONZÓN no le hace ninguna concesión a la galería, ni regala lágrimas fáciles. Te mantiene amarrada a la butaca con el corazón en vilo hasta el mismísimo momento en el que se encienden las luces, y sientes que algo muy tuyo se ha quedado para siempre encerrado en esa cárcel, escrito en las paredes sombrías de una celda.

26 comentarios:

CaminanteDeNoche dijo...

ESTUPENDA PELÍCULA¡¡¡

Es una de las mejores que he visto del cine español, ni un minuto de desgana o aburrimiento, y los actores fabulosos¡¡¡

Un abrazo

ANTIQVA dijo...

Tendré que hacer un esfuerzo inmenso e intentar verla, porque la verdad es que hace unos cuantos siglos que uno ya ni se atreve a ir al cine... Es como si mi mente se hubiera pasado de moda en estas cosas...

Un abrazo, amiga

Novicia Dalila dijo...

La vi también hace poco, pero al revés que tú, no tenía ninguna duda para verla... Nadie me había hablado de ella, pero por lo poquito que ponían en la tele para anunciarla sabía que me iba a gustar. Coincido en todo con tu crítica y tu opinión.
Es muy muy dura, muy real creo, pero enternece en algunos momentos...
Un peliculón, vaya.

Un beso, Cristal

maracuyá dijo...

Cristal...no puedo decirte que la veré, a pesar de que confío en tu crítica. Pero es que el tema me produce mucha angustia.
Quizás me he quedado marcada por una excelente serie que hubo aquí, Tumberos, donde se mostró crudamente la realidad de la vida en las cárceles con su crueldad y su miseria.

Bueno, lo pensaré y si me decido te cuento.

Un besito graaande.

Luis Antonio dijo...

Comparto tu oponión desde la primera hasta la última letra. A veces los premios Goya hacen justicia. A pesar de la crudeza que la caracteriza es una película totalmente recomendable.

Te felicito por la crítica que has hecho, Cristal.

Un fuerte abrazo

Tumulario dijo...

No la vi todavía, pero de este fin de semana no pasa.

cristal dijo...

Bajo mi punto de vista también es una de las mejores de los últimos años.

Otro abrazo también para ti, Caminante.

cristal dijo...

El cine es como todo Antiqva, te tiene que gustar. Tampoco vale la pena hacer esfuerzos si uno no disfruta, o no le compensa lo suficiente.

Todo lo contrario que me ocurre a mí. Me gusta mucho el cine y de vez en cuando encuentro alguna buena película para poder ver.

Un abrazo fuerte.

cristal dijo...

Es toda una sorpresa encontrarse con una película tan completa: Un buen guión, una buena dirección y una interpretación extraordinaria.

Yo tenía mis dudas. Me habían hablado bin de ella, pero no sabía si una película con esa temática me iba a gustar. La verdad es que no me defraudó en ningún momento, Novi.

Muchos besos también para ti.

cristal dijo...

No cabe duda de que se trata de una película dura, Mara, muy dura.
En muchos momentos produce angustia, claustrofobia...pero tiene también momentos de una gran ternura.

Quizá lo mejor de la película sea los contrastes, los matices, las contradicciones de los personajes: la humanidad pura que respira...

Si no te encuentras con ganas, ya encontrarás el momento. Siempre tendremos Internet para poder bajarla.

Mil besos, Mara.

cristal dijo...

Tienes razón,Luís Antonio. Esta vez los premios Goya han sido verdaderamente merecidos.

Muchas gracias por tus palabras tan generosas.

Otro más fuerte para ti.

cristal dijo...

Pues esta vez si que te la recomiendo, Tumu. Vale la pena.

Un abrazo.

doctorvitamorte dijo...

No la he visto todavía.
Ahora con todas las recomendaciones recibidadas, aprovecharé este fin de semana

Elisa dijo...

Yo también sentí que un pedazito de mi se quedaba dentro de esa cárcel. Es una de esas películas que no quieres que se acabe nunca, con uno de esos personajes...que no te cansas de descubrir.
Viva MalaMadre!!! Luís Tosar también es uno de mis actores preferidos, y que luego digan que en España no hay arte!!!

cristal dijo...

Espero que te guste, Vita. Ya me contarás.

Un abrazo.

cristal dijo...

Me alegra coincidir contigo, Elisa.
A mí también me parece que en el cine español también existen grandes talentos.

Un beso grande, grande.

Angie dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Cristal. Luis Tosar me gusta, pero la verdad es que borda el papel. Es un tipo duro pero al mismo tiempo desprende sentimiento y eso me parece difícil de compaginar.
Creo que merece la pena verla, es una de las mejores que he visto últimamente.

cristal dijo...

Sí, Angie. Creo que lo mejor del personaje de Luís Tosar son los matices que adopta en cada momento y, sobre todo, la evolución que experimenta.

Un abrazo.

cristal00k dijo...

Muy buena tu reseña Tocaya, entras a fondo sin desvelar trama y dan ganas de verla.
A mí me también me ha parecido excelentemente contada esa historia y a pesar de que acostumbran a sobrarme las escenas de violencia, en este argumento vienen de serie y por supuesto que mi paisano Tossar está soberbio.
Abrazos.

cristal dijo...

Claro Tocaya, porque no se trata de una violencia gratuita y sin sentido, sino que está íntimamente unida a la historia.

Tu paisano verdaderamente está soberbio.

Un abrazo muy fuerte, ya te echaba de menos.

CaminanteDeNoche dijo...

Muchas gracias, y a mi me gusta que gusten, aunque soy sólo una aficionada.

Un abrazo

Tumulario dijo...

Solo una palabra.

¡¡¡Magnifica!!!

Un abrazo desde el túmulo

cristal dijo...

Para ser sólo una aficionada hay que reconocer que se te da muy bien.

Otro abrazo fuerte para ti, CaminanteDeNoche.

cristal dijo...

Me alegro mucho de que te haya gustado, Tumu. Sabía que no te iba a defraudar.

Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Comparto tus entusiasmo, Cristal (y los Goya también). Entre los actores de un reparto muy bien elegido, raya igualmente a gran altura otro gallego: Luis Zahera, tan creíble como escalofriante. En mi opinión, el único punto débil de la película es la forma en que se presenta (o mejor, se evoca) la historia personal del funcionario secuestrado (el debutante y sorprendente Alberto Amman: no tardaremos en verlo dando vida a Lope de Vega) y, en general, las escenas exteriores, que parecen rodadas por otra mano e incluso tienen un punto de inverosimiltud. Pero es poca cosa frente a un despliegue de talento e intensidad, y donde efectivamente Luis Tosar confirma que es una primerísima figura. Un beso, amiga.

cristal dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Alfredo. Las escenas de los exteriores, comparadas con las otras son mucho más flojas. A mi la que me chirrió un poco, fue la de Resines dándole porrazos a la mujer del funcionario, pero no desmerece en nada al resto de la película, que me parece extraordinaria.

Un abrazo fuerte