lunes, 12 de abril de 2010

AGUSTÍN PORRAS Y LA RUTA BECQUERIANA



Este fin de semana no ha sido como los demás.

Hace unos días, AGUSTÍN PORRAS, amigo y compañero de profesión, nos invitó a la presentación de su libro "NUEVAS RIMAS DE GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER". Este acto se iba a realizar en el MONASTERIO DE VERUELA y serviría también para inaugurar, la que se va a denominar como RUTA BECQUERIANA, que no es sino el recorrido que realizaba el poeta por los alrededores del monasterio en el tiempo que pasó, junto con su hermano VALERIANO, alojado entre sus muros.

No conocía esas maravillosas tierras en las que la imagen imponente del MONCAYO aparece como fondo de todos los paisajes. No sé si porque la primavera recién estrenada embellecía la mirada, o por mi estado de ánimo, que se mostraba abierto a disfrutar de todo lo que de nuevo la experiencia me pudiera ofrecer, lo cierto es que la breve, pero intensa estancia en estos lugares, permanecerá para siempre en mi memoria con toda la riqueza de paisajes, naturales y humanos.

El sábado por la mañana, tal como estaba previsto, Agustín Porras presentó su libro en el mismo lugar donde BÉCQUER permaneció a lo largo de un año y, de este modo rendirle un homenaje especial al poeta al que ha dedicado muchos años de investigación y que, finalmente ha dado sus frutos con el hallazgo de nuevas rimas inéditas. Aprovechamos la ocasión para recorrer el monasterio de origen cisterciense y disfrutar del sol en los jardines a los que se asoma uno de los claustros góticos más bellos que he visitado.

La ceremonia, después de los consabidos cruces de elogios entre autoridades y diversas personalidades relacionadas con el mundo de la cultura, resultó más sobria y agradable de lo que me esperaba en esta clase de actos, pues contó con la presencia y la voz de LUIGI MARÁEZ y su compañera ALIME HÜMA que le pusieron música a algunas de las RIMAS de BÉCQUER y consiguieron crear un clima de complicidad y simpatía entre todos los asistentes.

Finalizado el acto, nos dispusimos a realizar el trayecto a pie desde el monasterio hasta el pueblo de LITIAGO donde terminaba el recorrido. A lo largo de la ruta fuimos haciendo paradas en lugares emblemáticos que cita el poeta en sus "CARTAS DESDE MI CELDA", y encontrando libros estratégicamente escondidos para ser descubiertos por los caminantes, que seguíamos sus pasos con la emoción de recorrer los mismos lugares que aparecen en sus relatos, de mirar el mismo cielo y el mismo paisaje.

Al llegar a lo alto de una loma divisamos la silueta de TRASMOZ, que con el fondo del MONCAYO, nevado aún en estos días de abril, y los campos llenos de almendros en flor, creaban un contraste de una belleza difícil de olvidar.
En Trasmoz visitamos el cementerio del que habla también el poeta, y las ruinas del castillo, al que dedicó a su vez algunas páginas. En esta localidad visitamos también la casa museo de LUIGI MARÁEZ, artista polifacético que, además de la música y la poesía, cultiva también la escultura, el grabado y todos los recursos a su alcance para devolvernos una mirada única y personal sobre la vida y la muerte, tan presente en el espíritu de los poetas románticos que tanto admira.

En las paradas se nos ofrecía vino y productos de la tierra y, para que no faltara nada, en todo momento nos acompañó un gaitero que nos amenizó el recorrido interpretando diversos temas del flolklore aragonés.

En LITIAGO nos esperaba una comida que, a más de uno nos supo a gloria, después del camino recorrido y las múltiples sensaciones y emociones que nos había proporcionado.

Nos despedimos de Agustín y de todos nuestros acompañantes con la grata sensación de haberle rendido un homenaje a un amigo y a un poeta que han realizado el mismo recorrido vital a través de la pasión y la belleza.

20 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Que romántico finde, Cristal, y además, en el entorno perfecto y lo mejor: en buena compañía, entre amigos.... ¿Qué más se puede pedir??? Se te nota que has vuelto relajada, renovada... estado de ánimo ideal para afrontar con fuerza y ganas la última evaluación ;-)

Un beso y muchas gracias por compartir con nosotros algo tan bonito.

Miguel dijo...

Me han entrado ganas de estar ahí. Seguro que han sido unos momentos para recordar.

Un beso.

doctorvitamorte dijo...

¡A que es una ruta preciosa!
Envidia me das por no haber podido ir con lo cerca que me cae.

Luis Antonio dijo...

He estado en Tarazona, en el monasterio de Veruela y he subido al Moncayo, pero cómo me habría gustado compartir esa experiencia...contigo.

Un fuerte abrazo

maracuyá dijo...

Ai Cristal, qué hermosísima experiencia...de sólo pensarlo se me humedecen los ojos. Es que lo cuentas de una manera que se siente el espíritu de Bécquer rondando ese bello entorno y tu sentimiento que emociona.

Mientras leía no pude resistir ir a buscar imágenes del Moncayo...bellísima montaña nevada.

Cristal, gracias por tendernos la mano para andar con vos.

Un lindo abrazo, querida amiga.

LIGEIA dijo...

Precioso fin de semana, los eventos poéticos en la naturaleza tienen una magia especial, me recuerdas aquellos que disfruté otros años.

Enhorabuena y un abrazo.

cristal dijo...

Y nunca mejor dicho, Novi, romantico en el más puro y auténtico sentido d la palabra.

Claro que me encuentro mucho más relajada, pues la experiencia ha sido como un masaje emocional, estético y afectivo.

Gracias a ti, preciosa, por estar ahí y acompañarme.

Te dejo un beso

cristal dijo...

Es una ruta inolvidable, Dr.

No sabía que te quedara cerca.
Tampoco sabía si se había dado publicidad al acto en la zona.

Para otra vez lo tengo en cuenta.

Un abrazo.

cristal dijo...

También a mí me hubiera gustado que estuvieras allí y me acordé de ti en varias ocasiones, pero hasta el último momento no sabía que iba a poder asistir.

Si conoces esos lugares podrás hacerte una idea de la belleza del entorno. La verdad es que yo he vuelto impresionada.

Un abrazo muy fuerte, Luís Antonio.

cristal dijo...

Desde que llegas cerca del Moncayo, y en todos los pueblecitos de los alrededores se "siente" la presencia del poeta. Y, de modo especial, en el Monasterio de Veruela, en Transmoz...

Mi querida Mara, me alegra haberte podido transmitir las emociones y sensaciones únicas que me proporcionó ese recorrido.

Sin duda ha resultado una experiencia muy hermosa que me satisface haber podido compartir contigo.

Un abrazo emocionado.

cristal dijo...

Otro abrazo bien fuerte para ti, Ligeia. Me alegra haberte proporcionado buenos recuerdos.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Parece que has disfrutado un fin de semana muy especial. Me alegro mucho.
Saludos.

cristal dijo...

Pues hubieras disfrutado un montón, Miguel.

La experiencia, desde luego, ha sido inolvidable.

Otro beso para ti.

cristal dijo...

Sí, Lola, esa es la palabra, muy especial en todos los aspectos.

Un abrazo.

Dr.Krapp dijo...

Queda apuntada en mi agenda de lugares imprescindibles. Un saludo

cristal dijo...

De verdad, Krapp, vale la pena visitarlo y si es en primavera, mucho mejor.

Un abrazo.

David · Panda de Tolos dijo...

Yo también estuve allí, y efectivamente no fue un finde como los demás.
Una tierra preciosa y una gente magnífica: Agustín y Luigi, artistas y amigos con los que es imposible pasar malos ratos.
Un saludo

Elisa dijo...

Oye! que divertido...Naturaleza, música, gente y rimas! Me alegro de que lo pasaras fenomenal y que aproveches todas las oportunidades que tengas para descubrir nuevos lugares y nuevas sensaciones. La primavera casi siempre regala momentos inolvidables.
Un besazo!

cristal dijo...

No sabía que hubieras estado allí, David.

Me alegra haber compartido contigo esa experiencia que para mí será inolvidable.

Un abrazo.

cristal dijo...

Sí, Elisa, la verdad es que estuvo genial por la combinación de experiencias de todo tipo.

Gracias por tu visita, preciosa.

Besitos.