lunes, 13 de diciembre de 2010

HASTA SIEMPRE, MORENTE


Hoy, hace a penas unas horas, me he enterado del fallecimiento de Enrique Morente.

No soy, ni mucho menos una experta en Flamenco, ni tampoco una asidua aficionada, pero la voz de Morente era de las que han tenido la capacidad de conmoverme. Su fuerza y su desgarro parecían arañar en lo más profundo dejando salir al exterior emociones puras, sentimientos que casi dolían por su intensidad.

Después de una vida, una vida enteramente dedicada a la música, a la poesía de muchos de nuestros grandes poetas: desde San Juan de la Cruz, a Miguel Hernández, o Federico García Lorca. Ahora vendrá el mito, la leyenda.

Los seres humanos somos expertos en esperar a que alguien muera para elevarlo a los altares, aunque el día anterior lo hayamos lanzado a los infiernos. Hace apenas unos días se recordaban los 30 años del asesinato de Jhon Lennon, otro de los músicos que ya forman parte del gran album de los artistas que murieron todavía jóvenes, en la plenitud de su obra. Somos expertos también en hacer negocio de todo y especialmente de la muerte de los grandes mitos.

Enrique Morente ha muerto en la plenitud de su arte. Antes de su operación estaba comprometido en diversos proyectos que ahora quedarán interrumpidos. Era un hombre con una gran curiosidad y con una gran capacidad de innovación, de investigación; que se atrevió a fundir estilos, que se emparentó con el mestizaje hasta la médula; cuyos hallazgos no siempre fueron del gusto de todos, sobre todo de los puristas.

Yo no soy una experta en Flamenco, quizá me faltan elementos, fundamentos para juzgar su obra, pero sé que con él se ha ido una voz, un torrente, una fuerza que tenía el poder de remover sentimientos, levantar pasiones, producir emociones... hasta erizar el vello de la piel.

20 comentarios:

doctorvitamorte dijo...

Y dices que no eres experta en flamenco...
pues, le has hecho un gran homenaje al maestro.

Susana Inés Nicolini dijo...

Hola Cristal: paso a visitarte y siempre me encuentro una estupenda entrada. Me encanta el flamenco. Gracias por el homenaje.
Te dejo un beso que viene desde Buenos Aires, y espero que pases por mis blogs con ilusión.

Luis Antonio dijo...

Bonito y conmovedor homenaje el que le brindas merecidamente. Enrique Morente ha sido un revolucionarios y un personaje sobrado de carisma en el mundo del flamenco. Afortunadamente ya ha recibido en vida infinidad de reconocimientos y galardones. Cualquier aficionado a la música reconoce sus méritos. Sin duda, su voz permanecerá en el recuerdo porque es única, irrepetible...

Un fuerte abrazo, Cristal

Novicia Dalila dijo...

Me da vergüenza no conocer más a este, al parecer grandísimo cantaor, que a partir de su muerte. Nunca antes había oído hablar de él... Es que yo no es que no sea experta en flamenco, es que no lo escucho jamás. Y no porque me disguste, que reconozco que en algunas ocasiones sí me gusta escucharlo, sino porque "mi música", la que a mí me conmueve, no se parece a esta que cantaba Morente.

Lo siento muchísimo, eso sí, sobre todo porque por lo que dices, se ha ido uno de los grandes, y por desgracia, cada vez abundan menos.

Un beso para ti, Cristal, y mi sentidas condolencias para su familia y sus allegados y seguidores.

ANTIQVA dijo...

Amiga, es que -aunque dicen que nos hicieron con barro- lo cierto es que estamos fabricados en cristal... Un dia, este hombre ante un cuadro de Picasso, está feliz y sonrie... Y otro dia ya no está...

Una gran pena, querida amiga

Recibe un abrazo

cristal dijo...

Lo cierto es que sí, Vita.

He querido rendirle un pequeño homenaje a Morente porque ha sido uno de los intérpretes de Flamenco que ha conectado de un modo especial conmigo.

Me alegra tu visita.

cristal dijo...

Encantada siempre con tu visita Susana Inés y con tus amables palabras.

Te envío yo también un abrazo bien fuerte.

cristal dijo...

Precisamente es esa voz la que me conmovió desde la primera vez que le escuché, y el que ha sido un artista con unas inquietudes y una curiosidad que le ha llevado a investigar otros géneros y se ha atrevido a realizar nuevas mezclas.

Sé que ha recibido en vida el reconocimiento que merece y eso me alegra, pero nos ha abandonado demasiado pronto.

Gracias por tus palabras tan acertadas siempre, Luís Antonio.

Un beso.

cristal dijo...

La música que yo escucho habitualmente, Novi, tampoco es el Flamenco, pero dentro de ese género, como de todos los géneros musicales hay cosas que me gustan y otras que no.

Enrique Morente, como su hija Estrella, son algo especial.

Fue en un programa de Radio3 cuando lo descubrí con mayor profundidad, a raíz de un disco que sacó en el que cantaba a Federico García Lorca. A partir de entonces he seguido más su trayectoria y siempre me ha parecido un intérprete excepcional.

Besitos, Novi.

cristal dijo...

Así es, amigo Antiqva.

Nuestra vida pende de un hilo invisible que en cualquier momento se puede romper.

Otro abrazo bien fuerte para ti.

Dr.Krapp dijo...

Que prevalezca su voz, su infinita versatilidad y su poderío por muchos años.

Miguel dijo...

Merecido y sentido homnaje el que haces a un maestro del cante. Aunque no soy entendido en este arte, sí que lo conocía y sabía de su arte.

Un saludo.

Angie dijo...

El flamenco es un tipo de música que se canta con el sentimiento, por eso me encanta verla en directo, en conexión con la expresión del cuerpo. No tengo elementos de juicio para hacer valoraciones pero seguro que Morente es una gran pérdida. Que la música le acompañe en su paz eterna.
Besos.

cristal dijo...

Confío en que sea así, Krapp.
Que se recuerde siempre y se mantenga viva su voz y su memoria.

cristal dijo...

El talento de Enrique Morente bien lo vale, Miguel.

Lo importante es que todo lo que ha aportado a la música en general, y al Flamenco en particular, no se pierda.

Un abrazo.

cristal dijo...

Pues sí, Angie, nada mejor que la música para acompañarle a uno, en la vida como en la muerte.

Un beso.

Lola Mariné dijo...

Me pasa lo mismo que a ti, no soy ni experta ni aficionada al flamenco, pero es cierto que algunos artistas te llegan muy adentro con su buen hacer y su sentimiento y Enrique Morente era uno de ellos.
Descanse en paz.

cristal dijo...

Me alegra saber que a ti también te emocionaba.

Un beso, Lola.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Cristal!
Efectivamente, la perdida es irreparable, la de cualquier ser "humano"
Si tuviésemos mas presente que solo estamos de paso, y que solo queda el recuerdo.
¡Otro gallo cantaría!
Descanse en paz Morente.

Saludos de J.M. Ojeda.
Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo.

cristal dijo...

Tienes razón MJ Ojeda, es difícil mentalizarse de que es así, que estamos de paso y que somos frágiles,vulnerábles y más tarde o más temprano seremos olvidados.

Un abrazo.