jueves, 7 de abril de 2011

EN UN MUNDO MEJOR


Este fin de semana pasado he visto una película de las que vale la pena pagar la entrada, sentarse frente a la pantalla y disfrutar de ese momento mágico en que se apagan las luces y nos exponemos a que nos sorprendan, nos aburran o nos emocionen.

En este caso me he encontrado con una película que, en algunos momentos sorprende, y en otros emociona, pero en ningún momento aburre. La película EN UN MUNDO MEJOR de la directora danesa Susanne Bier, recuerda en sus aspectos formales, al cine del director mejicano González Iñarritu, pero bajo mi punto de vista, arriesga un poco más.

El tema central de la película es la violencia, o para ser más exactos la violencia que se desata en el ser humano cuando es víctima de sufrimientos, o situaciones injustas y toma cuerpo en distintas formas de venganza.

En la mirada de su personaje central, el médico que ejerce de voluntario en un país africano, cabe toda la pasión, la generosidad, la humanidad y el valor que un ser humano es capaz de generar en su entorno, a sabiendas de que en muchas ocasiones estará peleando contra gigantes en vez de molinos de viento. En torno a él, los personajes de los niños, seriamente dañados por sus experiencias vitales, irán adquiriendo una dimensión y un significado que en muchos momentos, estremece.

Frente a esta trama, de indudable atractivo argumental, se yerguen unas imágenes de una belleza sobrecogedora, contraponiendo en muchos momentos los paisajes africanos, con los fríos escenarios del país de origen de la directora. La música, que va marcando el tiempo y el espacio en la película, no desmerece en ningún momento la fuerza de las imágenes, sino que las amplifica y las proyecta de tal modo que se graban y dejan una huella en nuestro interior difícil de olvidar.

Termino ya esta reseña, comentando que me llamó mucho la atención el título de la película, muy parecido al de un programa de culto para mí de RADIO3 llamado EN UN MUNDO FELIZ. Es un programa que en su propuesta temática pretende aunar todas las iniciativas en relación al medio ambiente, a la solidaridad y el compromiso con aquellos lugares del mundo donde se vulneran los derechos humanos que, tanto a nivel individual y colectivo, se pueden llevar a cabo para conseguir un mundo más feliz, un mundo mejor para todos. Se puede escuchar los jueves de 8 a 9 de la tarde y también seguir a través de su blog en Radio3. Hace tiempo que deseaba dedicarle una entrada porque me parece uno de los mejores programas que se están realizando en la radio pública, y visto el panorama general que nos ofrecen los medios de comunicación, bajo mi punto de vista tiene una calidad extraordinaria.

25 comentarios:

Lola Mariné dijo...

¡Uff! pese a que con tu reseña me entran ganas de ver la pelicula, no sé si la veré.
No me gusta ver historias de violencia e injusticia, y menos si hay niños por medio.
Besos

Dr. Krapp dijo...

¿No es la película que ganó el oscar a la mejor película extranjera?
Es curioso esa especie de pulsión que existe en los países nórdicos hacia todo lo que proceda de África. Hay como un extraño sentimiento de culpabilidad, algo consustancial a la mentalidad de aquellas tierras, que hace que muchos habitantes de esos países ricos viajen tan lejos para encontrar su realización individual o colectiva.
Soy un incondicional de Radio 3 pero no me gusta mucho ese programa. Le noto cierto aire de moralina.
Besos

Miguel dijo...

Me lo apunto. Tanto la película como el programa de radio.

Besos.

Novicia Dalila dijo...

Precisamente oí el otro día una crítica fantástica de esta película, que al parecer le dieron un oscar a la mejor película extranjera. Ya entonces me la apunté en la memoria para verla, pero con tu resumen y reseña, ya desde luego no me la pierdo.
Muchas gracias, Cristal.
Un beso y feliz domingo

cristal dijo...

Tampoco a mí me gusta que los niños sean objeto de violencia y maltrato, Lola, pero precísamente porque existe, vale la pena asistir al tratamiento que se realiza en la película de esas realidades.

Un abrazo.

cristal dijo...

Sí, Dr. Krapp, esta película ganó el Óscar a la mejor película extranjera.

En cuanto a tu opinión sobre el programa que aludo en la entrada, discrepo totalmente. Lo que tú llamas moralina, yo le llamo solidaridad y compromiso.

Besos.

cristal dijo...

Miguel, gracias por tu comentario.

Espero que no te defrauden.

Un beso.

cristal dijo...

Bajo mi punto de vista, en esta ocasión, un merecido Óscar, que no siempre vale la pena todo lo que recibe ese premio.

Feliz semana, Novi.

Besitos.

Luis Antonio dijo...

Tu reseña me ha seducido tanto que me ha despertado interés por ver esa película. Seguro que me gusta porque todo lo que escribes me convence.

Besos, Cristal

Fermín Gámez dijo...

Bueno, el tema central de la película ya es en sí interesante a más no poder. La violencia que se genera en el ser humano cuando es víctima de sufrimientos o situaciones injustas.
Y cuando se centra en el tema de los niños, es algo que da mucho que pensar.

Darthpitufina dijo...

La verdad es que no soy de dramones, entiendo que hay que hacer pelis de este tipo para denunciar y reflejar lo que existe, sin embargo tiene que ser una peli muy buena para que me arrastre hasta el cine...

Un besote, corazón!

Angie dijo...

Pues no la he visto, Cristal pero habrá que verla. La violencia está presente de muchas maneras y las reacciones del ser humano ante determinadas situaciones son imprevisibles.

Muchos besos.

cristal dijo...

Mil gracias por tus palabras, Luís Antonio.

Espero que tanto la película, como el programa sean de tu agrado; sobre todo porque no nos llega mucho cine de calidad, y la programación de la radio como de la televisión, en general, deja mucho que desear.

Ya me contarás...

Un fuerte abrazo.

cristal dijo...

Ya me contarás qué te parece, Fermín.

La película, bajo mi punto de vista, es interesante desde la primera, hasta la última escena.

Un abrazo.

cristal dijo...

El tratamiento de los temas de la película no es el de un dramón, para nada, sino que intenta reflejar situaciones que se dan en muchas ocasiones en la vida y el modo de enfrentarse a ellas de los personajes.

Gracias por tu comentario Darthpitufina.

Un beso.

cristal dijo...

Sólo puedo decir que a mí me ha gustado, que me ha parecido muy interesante el punto de vista que adopta y la mirada que se posa en cada uno de los personajes, me parece muy especial.

Un abrazo y gracias por tu comentario, Angie.

Roberto Ayape dijo...

No he visto la película y tampoco conozco el programa de radio. Así que no puedo criticarlos. Después de esta recomendación me pasaré por una sala de cine y encenderé la radio mañana jueves (espero que no se me olvide).

Saludos,

Luis Antonio dijo...

Hoy he visto la película en el cine Alexandra y realmente ha valido la pena. Comparto la valoración de la película que haces, pero quiero entresacar algunos aspectos positivos:

1.- La amistad entre Elías y Christian es ejemplar aunque también se convierte en una especie de alianza que puede acarrear consecuencias trágicas.

2.- Antón, el médico y padre de Elias, es un referente moral ejemplar, aunque cuesta aceptarlo por la forma inusual que tiene de afrontar la violencia.

3.- La película tiene un trasfondo moral que dulcifica el amargo sabor que dejan situaciones de violencia inusitada.

4.- Los padres, como bien sabemos, aman y sufren por los hijos. Al margen de que sean responsables de hogares desestructurados que tienen mucho que ver con los problemas de sus hijos, el amor que sienten por estos los dignifica.

Podría hacer referencia a otros temas como la "metodología" postiza y poco convincente de abordar el problema del "bullying" en el colegio de los protagonistas adolescentes, etc.

Un abrazo fuerte, Cristal. Cuando sepas de otra película que valga la pena nos lo dices. ¿Vale?

ANTIQVA dijo...

Amiga, ultimamente uno va poco al cine, pero si me animo y hago un intento, tomare nota de tus palabras.

Pero la verdad es que cada vez voy menos.

Un abrazo fuerte

cristal dijo...

Fenomenal, Roberto, ya me irás comentando qué te parece.

Un abrazo.

cristal dijo...

comparto el mismo punto de vista sobre los aspectos que has destacado, Luís Antonio.

Si una película te hace pensar, es muy probable que te haga descubrir muchos aspectos que, de primeras te habían pasado desapercibidos. para mí eso es lo que diferencia el buen cine del malo, el segundo ves la película y te olvidas.

Un fuerte abrazo.

cristal dijo...

Ir al cine es una de mis actividades favoritas, como ir al teatro o a un concierto. Representan momentos especiales en los que te entregas de manera especial a la contemplación, a vivir otras vidas sin nada que te interrumpa o te distraiga.

Un abrazo, Antiqva.

Fermín Gámez dijo...

De todos modos, Cristal, en relación con uno de los comentarios últimos que has hecho, discrepo en que el buen cine siempre nos haga pensar o nos tenga que hacer pensar.

Así como que todo lo que nos haga pensar sea por necesidad buen cine. (De hecho hay cada tostón en este sentido, que seguro que me ha obligado a pensar mucho pero que después se queda solamente en una película aburrida...)
Creo que son aspectos diferentes.

Para mí hay un estupendo cine para divertirse (sin que por ello nos haga pensar necesariamente) así como también un estupendo cine que nos hace pensar y que nos enamora también.

cristal dijo...

Puede que tengas razón, Fermín, que también hay buen cine de entretenimiento, pero en mi caso cada vez selecciono más las películas que voy a ver al cine. No me vale ir para pasar el rato, para eso ya está la tele. Al cine le exijo un poco más: que me emocione, que me hagan pensar o que me sorprenda. En definitiva, que merezca la pena tanto el tiempo como el dinero que has empleado en verla.

Un abrazo.

Fermín Gámez dijo...

Claro que hay buen cine de entretenimiento, Cristal. En ocasiones, este tipo de cine de entretenimiento supera en calidad al cine llamémoslo de festival o de autores de culto (término éste último que siempre se me atraganta por lo empalagoso que resulta)

Te agradezco tu último comentario, no pude entrar en el blog hasta ahora.

Saludos.