sábado, 6 de diciembre de 2008

Libertad condicional



Insistencia en el peligro

clamores de horas difusas

y en el interior, vehemencia.

Tiene la piel de anfibio

el tiempo mudándose

No sé si fue ayer o ahora

cuando debo marcharme,

si me dejaron vacía las lágrimas que derramé

a oscuras, perdida entre tus brazos.


Si estamos en libertad condicional,

en el mismo lugar estancados.

Lenta se diluye la luz
que fue tejiendo el día,
el brillo de tus ojos me devuelve
sólo incertidumbre.

5 comentarios:

Elisa dijo...

Es un poema precioso, enhorabuena!

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

Bello poema, Cristal. Me ha gustado, sobre todo, la estrofa final:

"Lenta se diluye la luz
que fue tejiendo el día,
el brillo de tus ojos me devuelve
sólo incertidumbre"

Te felicito

Fermín Gámez dijo...

El tiempo con piel de anfibio, escurridizo, en cierto modo ajeno.

maracuyá dijo...

Qué hermoso poema Cristal!!!

Me gusta ver las primeras entradas de las personas con las siento afinidad.
Por eso ando por aquí, y me encuentro este poema, nostálgico, pero bellísimo.

Un gran abrazo.

Voivoda Vlad dijo...

Muchísimas gracias, Cristal, por haberte internado en los parajes inhóspitos de mi Transilvania particular.

He estado viendo tu blog y casi no me queda entrada que comentarte. Aunque hoy aparezco por aquí con mi apariencia vampírica.

Saludos.