jueves, 25 de diciembre de 2008

Tiempo de Navidad


Hace un momento, mientras recogía la cocina, pensaba que abrir este blog, esta ventana donde nos asomamos cada uno, como si fuera un patio de vecindad, está resultando una experiencia maravillosa. El agua y el detergente fluían entre mis dedos y también las palabras y las imágenes lo hacían en mi cabeza pensando en todos vosotros y en qué os iba a contar cuando encontrase un momento para sentarme frente a la pantalla. Me siento casi como cuando era una adolescente y mantenía correspondencia con mis amigos. La emoción de mirar el buzón cada día para ver si había tenido carta, pues algo parecido es lo que vuelvo a sentir estos días en que estoy dando mis primeros pasos en este mundo virtual.
Lo más curioso, y lo que deseaba compartir con vosotros, es que, a pesar de haber colocado los adornos en el árbol un año más, a pesar de haber felicitado sobradamente a familiares y amigos, a pesar de que al mediodía´me sentaré a la mesa con diecinueve personas, y más de una ausencia,todavía no me creo que estemos realmente en Navidad. Estos días especiales despiertan en unos y otros toda clase de emociones, y no suele haber mucho espacio para los grises, el que no adora la Navidad, sencillamente la aborrece, resultado de las experiencias y el balance posterior que hemos establecido en nuestra memoria. El que más o el que menos habrá pasado alguna Navidad desastrosa, aunque lo más probable es que será en el territorio de la infancia donde es posible que se encuentren los mejores recuerdos, o al contrario, de unos recuerdos penosos en la infancia, se derive una mala actitud ante estas fechas que, al final no cabe duda de que, bajo mi punto de vista a fuerza de tanto exceso, resultan demasiado empalagosas.

16 comentarios:

Groucho dijo...

SON FIESTAS BONITAS PARA LOS NIÑOS Y RARAS PARA LOS MAYORES, SENTIMIENTOS ENCONTRADOSY CONTRADICTORIOS, EL BALANCE ES POSITIVO.
YO TAMBIEN ESCRIBO DESPUES DE PONER EL LAVAVAJILLAS. MI ESPOSAYSINEMBARGOAMIGA ESTA BARRIENDO LOS "RESTOS" QUE HA DEJADO UN GRAN NUMERO DE VISITAS.
(HIJOS MAYORES,YERNOS,NUERAS, NIETA, CUÑADOS, SOBRINOS)¿COMO EXISTE TANTA FAMILIA?
PD/ ME TENGO QUE DUCHAR, VOY LLENO DE PURPURINA DE LA BARBIE DE MI HIJA PEQUEÑA.
GANASTENGOSEACABELANAVIDADCOÑE.
SALUDOS....

cristal dijo...

Muy simpático, cotidiano y acertado tu comentario, Groucho. Eso nos pasa por reproducirnos, está claro. Y cada año en Navidad el número de personas sentadas a la mesa se va ampliando hasta que ya no se cabe y hay que traer las sillas de la cocina porque no hay bastantes... Salud, saludos y a llevarlo con paciencia

BRILLI-BRILLI dijo...

Asi que pasan los años me doy cuenta que las fiestas navideñas me resultaban divertidas en mi infancia.Cada año que pasa me son mas indiferentes..
Espero seguir leyendo tus posts...que como la navidad,tienen su estrella especial.
Besos

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

Cristal: Me alegro que la experiencia de tus primeros pasos por estos "patios de vecinos" virtuales te resulte gratificante. Esa sensación positiva también es contagiosa y hay virus bienvenidos. Pero si un día lo que te pide el ánimo y el cuerpo es desahogarte, no tengas prejuicio alguno. Para eso estamos los contertulios. Un día por ti y otro por mí.
Un abrazo muy cordial

cristal dijo...

Muy agradecida Brilli-Brilli por tu visita y que para todos siga brillando la belleza de esa estrella. Besos

cristal dijo...

Me resulta muy gratificante sobre todo leer vuestros comentarios, el calor y la cercanía que desprenden. Gracias Luís Antonio por esa humanidad y solidaridad que desprenden tus palabras. Otro abrazo.

Elisa dijo...

Hola!!! siete seguidores!!!! enhorabuena....Hoy te invito a mi blog para que leas "Dondequiera que estes"...., si tienes un ratito claro, besitos

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Las burbujas del mistol son de colores, como la vida misma.
Que pases felices días, que para nadie es fácil con tanto ajetreo.

cristal dijo...

Encantada de visitar tu blog, Elisa gracias por tu visita.

cristal dijo...

Lo mismo le deseo Doctor Vitamorte, muy agradecida con su visita. Saludos

cristal00k dijo...

Acertada te veo en tus reflexiones tocaya. Paso a desearte suerte en el camino, sabiduría para elegir y la salud de la manzana.
Besos y hasta siempre-

cristal dijo...

Ya empezaba a echarte de menos tocaya. Mis mejores deseos también para ti.

Ave Mundi Luminar dijo...

Totalmente de acuerdo contigo...

Según yo lo veo el problema parte (quizá) del exceso de expectativas que todo lo que nos rodea, genera entorno a estas fechas... parece que todo tengan que ser buenos momentos, felicidad, sonrisas, arrumacos, ternura... y bla bla bla bla... cuando en realidad... es solo un tiempo más, una fiesta más... Es algo parecido a lo que me sucede cuando voy a ver una película sobre la que todo el mundo me ha hablado maravillas... llegado el momento, o la peli es "divina de la muerte" o me deja una sensación de vacío un tanto extraña... algo así creo que nos sucede con la navidad...

Quizá si nos plantásemos estas fechas con un sentido algo menos empalagoso (como muy bien decías en tu texto), todo sería más agradable, sencillo y por lo tanto satisfactorio.

Un cordial saludo.

Mercedes dijo...

Es cierto que las fechas son un tanto empalagosas, pero yo creo que, en el fondo, lo único que hacemos es integrarnos. Quiero decir que compartimos (si las fechas o la gente es empalagosa, pues se comparte y ya está). ¿No compartimos otras lindezas o empalagos con gente que ni siquiera conocemo? Aquí mismo, en el mundo blog, llueven piropos y palabras y nadie se queja de empalago, a pesar de que ni siquiera nos conocemos. Yo es que me adapto a todo (o lo intento). Si llega el verano, pues playita; si llueve, pues paraguita; si la primavera, pues eso...
No cuesta nada "acompañar" a la gente, aunque no comprendamos muy bien por qué en estas fechas estamos tan... "dulces" ¿no?
Felicidades por tu blog. Me gusta.

(perdón, dejé mi comentario en otra de tus entradas cuando quería dejarlo aquí) Muchos besos.

cristal dijo...

Muy agradecida por tu visita y tus comentarios, Ave Mundi. Has dado en el clavo en relación a las expectativas. Nos pasmos la vida esperando cosas, haciéndonos ilusiones sobre hechos, o personas que luego nos defraudan. Quizá si aprendiéramos a vivir en el presente, a aceptar a las personas y los acontecimientos como lo que realmente son, no nos llevaríamos tantas decepciones. Pásate cuando quieras y un abrazo.

cristal dijo...

Bienvenida Mercedes. Gracias por tus comentarios que me van a hacer un poco más agradable este día.Al hilo de lo que comentas de los halagos, creo que a todos nos viene bien que nos valoren y nos mimen. Bajo mi punto de vista nos hemos embarcado en esta aventura porque deseamos escuchar y ser escuchados ¿No es maravilloso que podamos hacerlo cada vez que queramos?Recibe un cálido abrazo.